16 películas que debiste haber visto
en la década 2010-2020

 

Leeejos de ser una lista de “las mejores películas que verás jamás”, este artículo salió como una necesidad de asentar la mente en el hecho de que estamos terminando una década gregoriana en la que crecimos y muchos de nosotros pasamos de ser unos bebés en busca del camino a divertirnos mientras caminamos. 

El cine es siempre un compañero de momentos y esta lista trata de no irse ni por lo híper independiente, pero tampoco es de las que dirá que lo más taquillero siempre fue lo mejor. Obvio, es subjetiva e intenta ser una guía para los que pueden querer por ahí ver esas películas que se perdieron en su momento, y luego dejaron pasar el tiempo. Vamos a intentar: 

 

The master (2012)

Tal vez el cast con Phillip Seymour Hoffman y Joaquin Phoenix a la cabeza sean parte de lo que convierte a esta peli en una obra maestra. Es fuerte. Combina sentimientos intensos entre la alegría, la melancolía, la soledad y la locura, todo mezclado en una trama sobre una secta donde se ve una relación entre el maestro y el aprendiz. 

Toy Story 3 (2010)

La pongo porque además de ser buenísima, siento que es el cierre de una generación. Toy Story 3 es una película en la que entenderás la lectura para grandes o entenderás la lectura para chicos y la pasarás bien. Los mensajes están lejos de ser pegajosos y solo vuelven a hacerlo: a jugar con la nostalgia y la versatilidad de que los personajes sean juguetes para hacer una historia -o varias historias- realmente inolvidables. 

El gran hotel budapest (2014)

Es irónica, pero también es chistosa y la fotografía y el universo así todo simétrico y de colores tan indie, tan vintage son rasgos que nos llevan a su director: Wes Anderson. El filme es muy divertido y nos hace sentir tanto en el argumento como en la escenografía en un laberinto que queremos seguir conociendo. El elenco también es una joya. Nos encontramos a Jude Law, Tilda Swinton, Saoirse Ronan, Edward Norton, Adrien Brody, entre otros que también habremos visto en películas anteriores de Anderson. 

 

Frances Ha (2012)

Amo esta película porque nos enseña a ser y a dejar pasar. Es el retrato de muchas de nuestras juventudes donde no existe la perfección pero cuando la quieres pasar bien, la pasas bien. El blanco y negro no la hace aburrida sino que nos hace fijarnos en cómo se las juega para sobrevivir una adultez como adolescencia. Noah Baumbach es un genio y Greta Gerwig, más. Un shout-out al climax que genera “Modern Love” de David Bowie. 

Gravity (2013)

Al igual que otras películas sobre el espacio de esta década tal como Interestellar, Solaris o High Life, esta película nos transporta al melancólico escenario de la vida sideral, en una realidad en la que mujeres y hombres gravitan lejos de nuestras probabilidades, para encontrarse con funciones que hasta ahora, en esta capa de la Tierra, no hemos visto. En Gravity, el director mexicano Alfonso Cuarón somete a Sandra Bullock y a George Clooney a una situación específica que despierta nuestras tensiones sobre lo desconocido.

 

El lobo de wall street (2013)

Qué in-ten-sa pe-li. Es una explosión, una cámara rápida de humanidad y decadencia, de lo que define que en estos tiempos tantas personas se sientan gente de éxito. Empecemos por que quien la dirige es Martin Scorsese y quien la protagoniza es Leonardo DiCaprio y entenderemos que en la lógica de esa dupla, el dinero, las grandes ciudades, las estafas, las drogas, el estar a mil son valores de una cultura que también cuestionamos. 

Relatos Salvajes (2014)

Qué haces cuando todo sale mal, o cuando pierdes la paciencia, o cuando te ves en una situación límite. Esto pasa, pasa como pasa en la vida. En seis historias aparentemente independientes, el director Damián Szifrón hace que todo lo que pueda salir mal suceda, pero regalándonos desenlaces de no creer, absurdos pero emocionantes. 

 

Scott Pilgrim contra el mundo (2010)

Al inicio te quedas como que ¿What? y luego solo entiendes que es una realidad en la que quieres estar. Para los que juegan videojuegos, las referencias son constantes y eso lo hace muy entretenida. Es una peli para reirte, hecha en un formato que no verás repetirse. Diría que es una peli básica para entender esta década que despedimos. 

Drive (2011)

Esta película te hace sentir. Sentir mucho. Y lo logra a partir de varios recursos del cine que hacen que su imagen perdure en el tiempo: los planos secuencia siguiendo a Ryan Gosling y el soundtrack. Podríamos decir que es de acción, pero también tiene momentos de drama y de amor. Me encanta que te sostiene de principio a fin. 

 

La princesa Kaguya (2013)

Cuando la vi no pude olvidarla. Su intensidad supera la ficción y las historias de princesas. Esta es una producción del famoso Estudio Ghibli, dirigida por uno de sus creadores, Isao Takahata. Fue su última película antes de que muriera en 2018. La gráfica de la peli es divina. Vemos mezclar una especie de acuarela en tonos pasteles con trazos que parecen hechos con carboncillo, algo que la hace destacar, además de la historia. 

Sing street (2016)

Me encantan las películas de música y esta es una de las más lindas. Es inolvidable porque guarda la inocencia del amor, pero también la adrenalina de formar una banda. Todo esto con música épica sonando todo el tiempo: The Cure, Motorhead, Duran Duran y la que hacen ellos mismos. Es un gran viaje para sentir lo genial que es tener 16 años.

 

Exit Through the Gift Shop (2010)

Es un docu, podrías tomarlo como falso o como real, pero su trascendencia convirtió a Mr. Brainwash en un artista cuyas obras dicen mucho de lo que hoy es el mercado del arte global. Es divertida, irónica, llena de situaciones que no puedes creer, pero te cuenta a la final un poco de la historia de Banksy, uno de los más populares -y anónimos- graffiteros de la historia. 

Cómo entrenar a tu dragón (2010)

Cuando Disney y Pixar empiezan a hablar de temáticas que antes estaban escondidas o que superan esa idea de que todo es perfecto y que todos somos guapos y que los chéveres son los que ganan, es cuando empieza a ponerse más divertida la cosa. Esta película nos hace sentir la discapacidad pero por detrás de una hermosa aventura, sobre todo detrás de una amistad profunda entre un niño y un dragón. 

 

Call me by your name (2018)

Es hermosa por sus diálogos, sus paisajes, por la historia, por la curiosidad de un adolescente que se encuentra descubriendo su sexualidad en medio de unas vacaciones de verano. Esta película nos habla desde lo sencillo y lo simbólico del amor entre dos personas que no esperan encontrarse. Me encanta lo que nos despierta, que puede ser alegría y energía juvenil como también melancolía. 

Intensa-mente (2015)

En un tiempo en el que debo decir: por fin, empezamos a hablar en voz alta sobre la salud mental y a entender que las emociones forman parte de algo más complejo que necesita tratamiento y atención tanto como nuestros cuerpos físicos, Intensa-mente se vuelve un caramelo necesario. Aunque es animada y se la asume para niñas y niños, esta peli nos hace comprender y conectar con los sentimientos y cómo los manejamos. 

 

No (2012)

Esta es una película con contenido histórico pues se ubica en el momento de la consulta popular en Chile que dio paso al fin de la dictadura de Augusto Pinochet en 1988. Más que hablarnos de la situación, que sí lo hace, narra cómo se hizo la campaña para que el NO ganara. Una peli emocionante donde Gael García Bernal encarna a la juventud chilena con ganas de cambio.

.

.

.

Category:
  Cine
este post fue compartido 0 veces
 000

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada