4 huecas guayacas que sobrevivieron a la pandemia

 

Sea porque innovaron, se adaptaron o por la fidelidad de sus clientes, estas huecas que amamos en Guayaquil lograron sobrellevar los golpes de la pandemia. Les contamos un poco de sus historias y, sobre todo, de su sazón aún viva en las calles de la ciudad. 

Picantería Aquí Está El Colorado

Así como con el médico de confianza, es necesario tener un encebollado rendidor y sanador. “Aquí Está El Colorado” comenzó en el 2010 con una carreta en la Nueva Kennedy. Jorge Macías y Alexandra Rodríguez únicamente preparaban este caldo, que mantenían calientito en un brasero de carbón. Pero en 2018 el negocio creció y se montaron un local en el mismo barrio. 

Jorge ya había trabajado en tres picanterías antes de emprender y así llegó a su propia sazón. Creó un encebollado en su punto: ni muy condimentado, ni muy sobrio; además de espeso, pero no tanto. Puedes pedirte uno sencillo por $2,25 y refill de caldo sin costo. Otro plato de su autoría es “El Tsunami”, un combinado solo apto para valientes que lleva encebollado, guatita, ceviches y cazuela; todo por $6. 

En tiempos de cuarentena, tuvieron que cerrar, pero apenas tuvieron chance activaron el servicio a domicilio, que su clientela fija aprovechó. Ahora, Jorge cuenta que incluso tiene comensales nuevos.


Los Chuzos de Pato

En 2009, Patricio Misco inició Los Chuzos de Pato en un garaje del barrio Miraflores. Con un fogón y una mesita ofrecía chuzos, arroz con menestra y moro. Un año después, logró tener su local en el mismo barrio donde permanece. 

El menú y la clientela ha crecido tanto que tiene platos más tucos, como costillar de chancho y chops. Nosotros probamos los populares: un chuzo triple con pollo, res y chorizo y un choclo asado con un costo de $3,50 y $2,50 respectivamente. Platos sencillos, pero potentes en sazón. El aliño de las carnes es complementado por un delicioso chimichurri de la casa, mientras que el choclo tiene una contundente cobertura de queso saladito bien rallado, siempre a disposición en la mesa.

“Pato” sobrevivió a la pandemia ingeniándoselas. Ofrecía a domicilio sus platos, pero también víveres como frutas y vegetales. Él dice que fue el cariño de sus comensales lo que mantuvo vivo el negocio, porque siempre los atiende como si fueran amigos.


Los tacos de la Alborada

En el rótulo dice “Taco Mexicano”, pero como toda buena hueca la gente los conoce como “los tacos de la Alborada”. En 1996 Félix Almeida y su esposa Lilia Vergara iniciaron con una carreta, ante la visión y necesidad de emprender. Ahora cuentan con un local, pero nunca cambiaron de ubicación, siempre se mantuvieron en la misma calle de la Alborada. 

Su hija Érika nos cuenta que su padre -amante de la cocina- es el autor de todas las recetas: menestra, carnes, tortillas y salsas. Estas últimas son las favoritas de todos por su variedad. Está el típico guacamole, un ají muy muy picante, un pico de gallo y las mayonesas de la casa. Sea lo que te pidas aquí, la porción te dejará más que satisfecho. Ordenamos un taco de lomo y pollo en $4,00 y una tortilla completa en $4,50. Además probamos todas las salsas, que, definitivamente, son la especialidad. 

La cuarentena fue difícil porque toda la familia y trabajadores dependían del negocio; no obstante, las redes sociales, el servicio a domicilio y la fidelidad de los clientes lograron sostener su negocio.


Soda Bar Fruttila Tatiana

Ubicada en la concurrida esquina de Malecón y Aguirre, junto al edificio de la Gobernación y la Universidad de las Artes, este bar de frutas funciona desde hace tanto tiempo, que llegan personas con anécdotas de su infancia. 

Lucila Briones adquirió el negocio hace un año y decidió mantener el menú y los precios, que van entre $1 y $4,50, con la intención de conservar a la fiel clientela. Lo rico aquí son los batidos, jugos, ensaladas y postres con frutas frescas. Las más demandadas son la guanábana, el aguacate y el borojó, por sus propiedades energéticas, entre otras. Además, Lucila agregó al menú las típicas humitas, hayacas y el sánduche de chancho. 

Al encontrarse en una zona turística, Lucila conversa mucho con extranjeros que se maravillan con ver y tocar las frutas tropicales, y además le piden locas combinaciones de batidos.

 

¡HAZ TU PEDIDO!

Picantería Aquí Está El Colorado

Sector: Nueva Kennedy y tienen servicio a domicilio

Especialidad: Encebollado El Tsunami

Sígueles la pista: @picanteriaaquiesta_elcolorado1

Formas de pago: Efectivo / Transferencia

Los Chuzos de Pato

Sector: Miraflores y tienen servicio a domicilio

Especialidad: Chop Terremoto

Sígueles la pista: @loschuzosdepato 

Formas de pago: Efectivo / Transferencia / Tarjetas

Los tacos de la Alborada

Sector: Alborada y tienen servicio a domicilio

Especialidad: Taco completo 

Sígueles la pista: @lostacosdelaalborada

Formas de pago: Efectivo

Soda Bar Fruttila Tatiana

Sector: Centro y tienen servicio a domicilio en el sector

Especialidad: Jugos y batidos

Sígueles la pista: 099 345 4401

Formas de pago: Efectivo

¡HAZ EL RECORRIDO!

Categories:
  Comida, Emprendimiento
este post fue compartido 0 veces
 500

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada