8 propuestas gastronómicas en Guayaquil para paladares curiosos

 

La cocina es un espacio creativo. Hay quienes gustan seguir recetas o darles un toque especial, otros crean con lo que tienen a la mano e investigan sobre las bondades de los ingredientes. Si eres de esas personas que siempre está buscando sabores, texturas y presentaciones diferentes, te compartimos estas opciones en Guayaquil para todo tipo de economías y que además satisfacen a tu paladar curioso.

Abrir los sentidos 

Estas opciones gastronómicas son una experiencia completa. Te darás cuenta que todas toman algo tradicional, pero lo hacen suyo. Nos encantan porque tienen un ambiente fiel a su propósito. 

Juliana

Este bar-restaurante brinda una experiencia local para recordar. En su ambientación, Juliana captura al gran Guayaquil de los años 1920s, situándose en el tercer piso de un edificio patrimonial, con una vista privilegiada del centro. En su menú han sostenido la misión de rescatar ingredientes valiosos de todo el Ecuador. 

 Créditos: InHaus

Cortesía Juliana.

 

Cabe resaltar que Juliana recientemente ganó el premio 50 Best Bars 2022 por su propuesta “Diverso”. Se trata de un menú de coctelería de autor que toma ingredientes ancestrales y productos tradicionales de todas las regiones del país, cuya producción está a la baja. Buscan rescatar y promover el consumo de ingredientes como: sunfo, sal de chontacuro, hoja de santa maría, cholas de guano y más, trabajando con pequeños comerciantes o comunidades. 

El precio promedio de una bebida en Juliana es de $12; mientras que las entradas rondan los $10 y los platos fuertes unos $18. 

Masseria 

Masseria es una palabra en italiano que responde a las granjas fortificadas construidas entre los años 1500 y 1700 en el sur de Italia. Sobre esta historia, esta pizzería ubicada en Los Ceibos, potencia los productos locales y de temporada, ejecutando procesos artesanales y usando un protocolo de horneado napolitano clásico. Todo muy a la antigua, complementado por un ambiente muy casero. 


Pese a lo tradicional, Masseria lleva su firma personal en su masa, que tiene un sabor dulzón pues previamente ha sido fermentada entre 6 a 11 días: casi como una masa madre. También producen su propia charcutería, que puede tomar hasta 6 meses de fabricación. Aquí prima la experimentación y la calidad sobre la cantidad. 


Cada semana tienen un menú nuevo, usando los productos disponibles para sus combinaciones. También rotan la carta vinos con cepas importadas, únicas en el mercado. Las pizzas llevan seis porciones y van desde los $12, mientras que las entradas van desde los $6. 

Cevichévere 

Aquí podrás disfrutar tu Guayaquil de los calores, colores y sabores. Esta marisquería al aire libre, en la plazoleta Luzurraga, tiene un ambiente desenfadado y unos platos deliciosos y auténticos. 


No es una cevichería tradicional. Aprovechan las bondades del país para dar sazón: mango, tomate de árbol, maracuyá, taxo, entre otros. Y ni hablar de sus variados mariscos: cangrejo, pangora, picudo, cherna y más. Usan estilos de ceviches nacionales, internacionales y propios. Claro que también están los clásicos en su carta: encebollado, pescado frito, encocados; siempre con su toque chévere. Es increíble cómo reversionan lo tradicional, como su recomendadísimo cocolón tipo reventado, que se asemeja a un chicharrón.


Si estás en modo valiente, atrévete con un aguachile jalapeño con camarón curtido que pica rico, como saben decir. O si deseas algo más amigable, hazle a un aguachile amarillo con maracuyá y taxo. Cualquiera de los platos de su carta rondan los $8 y $14. 

Volteando las cartas 

¡De esas veces en que la cocina se volvió un laboratorio de experimentos! Estas opciones gastronómicas son ingeniosas y deliciosas. 

 

Monpatíu

La chef Emma Esteves califica como “cocina creativa” a Monpatíu, donde los contrastes y texturas son sus pilares. Se trata de recetas de autor, llevando la  gastronomía ecuatoriana a otros formatos al crear una nueva categoría: pastas criollas. 


Lee esto con detenimiento: canelones morlacos, lasaña de seco de gallina, pizzeta de yuca y morcilla, ravioles encocados, humita brûlée. Desde ya se hace agua la boca. La cocina de Monpatíu es tan variada que tienen 35 opciones en su menú, que van desde los $10 hasta los $23. 

 

King Cone 

El plátano verde es un ingrediente básico en la cocina costeña y King Cone supo llevar esto al siguiente nivel. Tras pruebas, errores y aciertos llegaron a la fórmula perfecta para hacer conos de verde crocantitos y consistentes, ideal para cualquier relleno que se te ocurra. 


Desde hace 4 años introdujeron esta nueva presentación del plátano y han ido variando los rellenos hasta llegar a los favoritos de sus visitantes. El más aclamado es el cono King Cone que lleva moro cremoso y trocitos de costilla en salsa bbq. Sus precios van desde los $4. 

El mundo en Guayaquil 

Ahora, si quieres cocina internacional, te recomendamos estas opciones únicas en la ciudad que te permiten viajar por todo el globo terráqueo. 

 

Ichiraku

Es un restaurante especializado en comida japonesa, que toma su nombre y concepto del anime Naruto. Ichiraku es el nombre de la barra de ramen favorita del personaje principal y el restaurante en vida real ha sido ambientado para asemejarse al de la serie. 


Abrieron en julio de 2019 con el auge de la cultura asiática en la ciudad y respetan a cabalidad las recetas tradicionales. Su especialidad es el ramen, sopa favorita de Naruto. Aquí debes probar la que lleva el nombre del personaje por $14,99. 


Siempre tendrás razones para volver a Ichiraku, pues cada tanto están innovando en la cocina a través de experiencias gastronómicas, con menús de 5 tiempos. Crean platillos diferentes a los de su carta para cada ocasión, llegando a locuras como un helado de wasabi. 

Queen Victoria 

Ahora viajemos al Reino Unido con una visita en Queen Victoria. Este es el primer public house o pub inglés de la ciudad, que replica este ambiente en todos sus sentidos. En su menú destacan recetas tradicionales del país, así como una extensa variedad de licores, especializándose en cervezas y whiskys. 


Para hacer honor a la Reina, aquí debes probar los fish & chips en $9,50 y las hamburguesas cargadas de carne seleccionada, con pan de papa artesanal, desde $14,75. Por otro lado, sus aderezos y salsas son imperdibles: mayonesa trufada, salsa de brandy y otras delicias. 

El Churrasquim del negro 

Brasil llegó a la ciudad para quedarse. Se trata de la primera churrasquería de la ciudad con técnica de espetos, tal cual lo hacen en el sur de ese país. Se diferencia de las parrilladas argentinas y uruguayas por el uso de herramientas y tiempo de cocción de las carnes. Solamente sirven picanha y maminha, dos cortes cocinados a fuego lento por 2 a 3 horas; lo que mantiene sus jugos y brinda una suavidad indescriptible. 


Para comer en el Churrasquim debes reservar y pagar con al menos 24 horas de antelación, por las preparaciones previas que deben tener los parrilleros. Así, cuando llegas, tu corte será servido de los espetos a la mesa, en una mesa compartida al aire libre, con música brasilera. No será necesario un pasaje para transportarte. Los precios van desde los $30 por cortes enteros para compartir entre máximo 4 personas. 

¿Cuál de estas propuestas gastronómicas te da más curiosidad? Haz tu propia lista y aventúrate a probar sabores diferentes en tu propia ciudad.

 

 

*

Categories:
  Comida, Vida
este post fue compartido 0 veces
 500

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada