Alfredo Campo:
Cada día es una meta

.

Alfredo Campo tenía un sueño: ser campeón olímpico. Los planes cambiaron, la pandemia modificó el panorama, pero también dio la vuelta los ideales de este campeón del bicicross, para prepararlo para las competencias y para la vida. Todos aprendimos en estos meses repletos de incertidumbre; Alfredo no fue la excepción. En estos días, conversamos con él para que nos cuente cómo logró sobrevivir a su manera una época que nos ha transformado a todos y cómo se las arregla para entrenar.  

 

¿Desde hace cuánto tiempo vives en Charlotte?

Luego de la temporada de competencias del 2019, pensamos en hacer el campamento de entrenamiento acá por ser un lugar central. Generalmente las copas del mundo que son en su mayoría en Europa, además podía acceder a los nacionales de Estados Unidos y a las competencias de Latinoamérica. 

¿Cuál era el reto de este año y cómo cambiaron tus planes luego de la emergencia mundial por el covid-19?

Inicié 2020 lleno de expectativas, motivadisimo de que iba a ser nuestro año para conseguir la medalla olímpica y estaba en plena preparación cuando se paralizó todo por el virus y se cancelaron todos los eventos. Ahí empezamos una época muy incierta. A mediados de junio fui a Ecuador y estuve ahí dos meses y medio. 

___________________________

Alfredo siente que necesita correr. A pesar de la paciencia y de reconocer que no es una situación fácil, sabe que no hay de otra. El deporte en el mundo debió parar y reinventar la forma en la que se practicaba y en el que las hinchadas lo consumían. Por eso, aprender a esperar es una de las lecciones que le ha dejado la cuarentena. 

___________________________

https://youtu.be/IxjaJlguJe8

 

¿Te costó parar?

Hubo un mes y un poco más total confinamiento en casa. Fue durísimo porque tu cuerpo es como una máquina. Entrenas para tener el mejor rendimiento. Lo programas para que funcione en su mejor rendimiento en determinadas fechas. En mi caso, era julio. 

Para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020…

Sí, y que ahora serán en 2021, en julio. En medio de todo no sabíamos qué iba a pasar con los Juegos Olímpicos, no se habían pronunciado. Nos tuvieron esperando noticias tres semanas hasta que salió una notificación de que estaban decidiendo si cancelar el evento o posponerlo. Si se cancelaba, tocaba esperar otros cuatro años más. Ahí sí vino la incertidumbre y con ello, las semanas más duras de este año. Finalmente, anunciaron que Tokio se pasaba para el 2021, no cancelaron, la meta está ahí.

 

¿Cómo fue tu ritmo mientras estuviste en confinamiento? 

Como diablo en botella, porque no podía ir a la pista, no podía hacer nada de lo que estoy acostumbrado. Justo, la semana que cerraron todo, nos vino un perrito. Con mi esposa, pudimos pasar mucho tiempo con el perrito. Sí pudimos hacer varias cosas, inventamos proyectos, probamos un montón de platos de comida y entrenando de las formas que se podían. A veces, para entrenar me tocaba cargarle a mi esposa y ella al perrito (risas). 

https://youtu.be/jNVSuN41NQY

___________________________

En EEUU, las medidas son estrictas, pero no tanto como acá. Eso quiere decir que entre marzo y mayo sí tuvieron que estar en casa casi todo el tiempo. Con el tiempo, algunas cosas han podido volver a la normalidad y las ciudades empiezan a recobrar su ritmo. Para su fortuna, en Charlotte, Alfredo ya tiene su pista abierta y el gimnasio disponible. 

___________________________

 

 

¿Qué significa para un deportista de élite perder un mes de entrenamiento?

Es como que no le pongas agua a tu planta. Mi cuerpo ha estado acostumbrado a entrenar toda mi vida y mi cuerpo está adaptado a ese régimen. Para dejar de entrenar tengo que hacer un proceso, ¡no puedo dejar de entrenar así de la nada! Se pueden atrofiar ciertos músculos o incluso me podría causar algún efecto en el corazón, porque está acostumbrado a latir a ciertas pulsaciones durante tanto tiempo.

Es un tema del cuerpo, pero también mental…

Totalmente. El aspecto mental es muy importante para el deporte y para la vida en sí. En la pista se trabaja las dos cosas. En una competencia, por ejemplo, el 80% es mental. Con respecto a la pandemia, fue una situación tan compleja porque desde que tengo uso de razón y de pronto simplemente ya no hay y no sabemos cuándo va a haber y la verdad, mentalmente me golpeó durísimo tener esa meta de la competencia. En estos meses hice un montón de trabajo psicológico, de meditación, de autoconocimiento para poder tomar ese balance que había perdido. 

En una sátira a sí mismo, Alfredo juega videojuegos… con su traje de BMX.
¡… y hasta lava platos con tu traje para no perder la costumbre! (Humor cortesía de la familia Campo)

¿Viste en riesgo tus buenos hábitos? ¡Era complicado en esas condiciones tratar de hacerlo todo bien!

Uno de lo malos hábitos fue justamente perder el optimismo. Por un tiempo, en los primeros meses, le veía lo malo a todo. Me decía, para qué tanto esfuerzo si igual no pasa nada. Caí en la negatividad, pero eso me permitió a su vez cambiar la forma en que veía las cosas. Antes estaba pensando solo en Olimpiadas, Olimpiadas. 

¿Y ahora no?

Sí, pero también valoré otras cosas más que no estaba viendo. Pude trabajar en la marca de bicicletas que tengo (ALCAVI), pude darle a mi cuerpo un descanso, pasar tiempo con mi familia. Con 25 competencias durante el año, a veces pierdes la noción de lo que estás viviendo. No te voy a mentir, pude reflexionar sobre lo bendecido que soy al poder hacer lo que hago. Gracias al apoyo de mi esposa, de mi gente, de Produbanco, me di cuenta de que tengo un equipo y de que creen en mí. 

Creo que a muchos nos cambió un poco la forma de pensar nuestras metas…

Me da gusto ver a mis amigos que antes salían de fiesta de jueves a sábado y ahora salen en bici todas las semanas y están casi casi que obsesionados con la bicicleta. Es motivante ver que en esta pandemia, se han abierto ese tipo de puertas para personas que ahora pueden llevar una vida más sana. 

___________________________

Aquí, coincidimos con Alfredo, es clave ponerse metas para cumplirlas sin esperar que suceda todo de un día para otro. Los logros que tiene Alfredo en BMX vienen de un trabajo de ¡más de veinte años! Eso no quiere decir que no tenga lugar a fallar o a relajarse. De hecho, durante su tiempo de descanso en Ecuador, pudo darse el gusto de tomar una cerveza, disfrutar de un asado junto a su familia, porque el tiempo se lo permitía. El trabajo tiene sus espacios de descanso y cada meta se alcanza con constancia, sin que eso signifique perfección. 

___________________________

Por tu experiencia, ¿en qué forma sugieres empezar a hacer una actividad?

Que tengan metas muy sencillas. Si quieres trotar y nunca lo has hecho, empieza por darte una vuelta a la cuadra. Al siguiente día dos vueltas o aumentar una cuadra. Poquito, no es necesario hacerlo todo de golpe. Y es bueno también ponerte un objetivo en el largo plazo, no sé, subir una montaña, el Chimborazo, pero de aquí a un año. O ir a hacer la Ruta del Sol en bici. Lo principal es empezar cumpliendo estas metas del inicio, que sean muy sencillas, para que puedas cumplirlas y avanzar poco a poco. 

___________________________

Los planes de Alfredo siguen a tope. Ser campeón del mundo no ha dejado de ser su sueño y el susto se convirtió en un sacudón para valorar con más fuerza otras cosas que también sucedían a su alrededor. Cuando le preguntamos ¿Qué recomendarías a los deportistas y a los que no son tan deportistas pero tienen metas? Nos dijo esto y es con lo que me quedo para terminar esta nota:

 

Vivir el momento. Y vivir un día como si fuera el último.

.

.

.

Categories:
  deportes, Vida
este post fue compartido 0 veces
 100

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada