Amar a los animales: una forma de vivir y cambiar el mundo

Escrito por Be Life 5 años agoSin comentarios

Hay quienes damos todo por los animales y hemos creado un vínculo especial con aquellos que tenemos cerca. Muchas veces estas historias de amor empiezan cuando somos pequeños, cuando nuestros padres nos enseñan a cuidar a nuestras mascotas y darles cariño. Pero también, cuando empezamos a darnos cuenta de la responsabilidad que conlleva su cuidado.

Mi perra, Amélie, es una schnauzer standard; cariñosísima y protectora, aunque con algunos problemas de temperamento. A veces es brava, gritona, celosa, ansiosa, pero es mi cachorra (en realidad ya tiene siete años) y he aprendido a aceptarla tal cual y más bien disfrutar de los momentos que tenemos juntas. A la final, nuestras mascotas no viven para siempre.

El amor por nuestras propias mascotas, nos hace darnos cuenta de que en general, los animales que habitan las ciudades necesitan de la ayuda de los humanos para estar bien. Necesitan espacios de recreación, atención, el cuidado de su salud y bienestar, tanto como nosotros, pero en formas diferentes. Por ejemplo, el ocio, que para nosotros es una opción, para los animales es vital.

 

El amor por nuestras propias mascotas, nos hace darnos cuenta de que en general, los animales que habitan las ciudades necesitan de la ayuda de los humanos para estar bien.

Ser amante de los perros como proyecto de vida

“Hay una edad en la que los perros están cambiando los dientes y les pica mucho las encías, entonces necesitan morder y no todas las personas se dan cuenta de eso en sus perros”. Juan Sebastián Espín se dio cuenta de algunas situaciones que causaban molestias en los dueños y la solución estaba en algo tan simple como en darles un juguete, en el caso del mordisqueo.

Pero los juguetes de perros no son siempre lo más seguro, por contradictorio que suene. Juan Sebastián hizo un análisis en el que se dio cuenta de que a fin de abaratar costos, los fabricantes de juguetes para mascotas utilizan plásticos tóxicos de baja gama. Su solución, fue hacer los suyos propios.

Alku es la marca que creó a partir de su cariño por los animales. Una línea de juguetes y snacks pensada para que los perritos estén seguros y de paso, sean amigables con el ambiente. “Los juguetes suelen ser hechos de plomo. Entonces, como parte de mi tesis de la universidad, empecé a trabajar con materiales como el algodón y el poliéster”. Pero de ser un experimento, se convirtió en un proyecto de vida y sacó ya dos líneas de juguetes: una de monstruos, otra de aliens, y ahora galletitas.

“Tener una mascota es como tener un hijo. Tu a tu hijo no le tienes y ya. Tienes que estudiar y prepararte. En la ciudad el 80% de los perros tienen un grado de agresividad alto y es porque el dueño no ha sabido cómo educar a su perro”, dice Juan Sebastián, quien tiene además la concepción de que puedes convivir mejor con tu mascota si le ofreces una vida saludable. Las galletas que ofrece tienen harta fibra y proteína y no tanta grasa.

pet lovers amantes de los animales Quito

Team gatuno

Pero también hay quienes son más del team gatos, los que prefieren esa independencia que ofrecen los felinos cuando conviven con los humanos en un espacio. Cuando hablamos de catlovers -amantes de los gatos- es difícil no traer a la mente a héroes urbanos como Diego Spotorno. ¿El de la tele? Sí, ese mismo.

Diego lleva por lo menos unos tres años dedicado a trabajar con animales, especialmente con gatos. “Yo siempre estuve rodeado de animales. Mi papá, un veterinario que no ejerce, hizo que tengamos siempre ese contacto con el perrito, el gatito…”. Pero empezó a darse cuenta de que no todos los perritos y los gatitos eran tan felices como los que vivían con él en casa. Su gesto se llena de determinación y adrenalina cuando habla del tema. Sin intensidades, pero con mucha seguridad me hace notar que a veces lo que se hace por “cambiar el mundo” es muy poco porque no se sabe por dónde empezar. “Es simple. Si adoptas un gato, haces muchísimo”.

“Creemos que siempre van a haber gatos y perros en la calle, que es normal, ¡y no! eso es un error. Es un fracaso como sociedad que debemos corregir y que sí se puede corregir”, dice sin que el ímpetu se le corra de las manos. Luego de decirlo, suelta una sonrisa porque en estos tres años, llegó a entender que solo era un tema de actuar e informarse. Diego tomó la decisión de ajustarse el activismo a la cintura y aprovechar las bondades de ser una figura pública que la gente en Guayaquil reconoce en las calles.

 

Hablar con Diego es empaparse de información sobre cómo tener bien a tu mascota. Es darte cuenta también de que, como dueños, cometemos errores que hacen daño a los animalitos y también a otra gente, muchas veces sin darnos ni cuenta.

“Por costumbre, dejamos que el gato salga en la noche, que es normal que se vaya, se reproduzca por ahí, y, ¿qué pasa?, adquiere enfermedades, lastimados… y muchos lo ven como normal ¡y no por mala gente! sino porque no tienen la información correcta o por costumbres diferentes”, me cuenta mientras sus gatos se pasean por detrás de él.

Bajo la manga tiene una serie de proyectos en los que trabaja para cambiar el mundo de las mascotas a su manera, con sus manos. Ha rescatado 10 perritos en estado de maltrato y en su casa vive con dos gatos. Nathaly (Toledo), su novia también tiene cuatro gatos rescatados.

Diego, para quienes no sabían, aparte de haber salido por muchos años en la TV nacional y de haber adoptado a sus mascotas, da charlas en los colegios sobre cómo tener bien a los animales, cómo cuidarlos. No dirige ninguna fundación, ni es dueño de ningún refugio. Trabaja de cerquita con URRA, la Unidad de Rescate y Recuperación Animal, en Guayaquil, con ERAH y otras organizaciones.

Ser “famoso” le ha servido para llevar el mensaje de “ok, tienes mascota, bacán, cuídala. Mira, lo puedes hacer de esta forma”.

Prefiere alejarse de la crítica o de juzgar a las personas que no han sabido cuidar bien a sus mascotas porque él, como todos o la mayoría de nosotros, también cometió errores con sus animales, según cuenta.

 

El día a día junto a tu mascota

Mientras hablo con él a través de Skype, es inevitable ver cómo sus gatos tratan de llamar su atención. Mientras uno, un siamés se refriega la carita mientras maúlla suavecito desde el piso, el otro, uno mestizo y más grande se sube al juego de obstáculos que ocupa la pared derecha de su cuarto.

La compasión por los animales muchas veces se refleja en la adopción y así como Diego y su novia Nathaly; Juan Sebastián junto a su novia Rossana Molinari, también decidieron adoptar hace un par de meses a Belle, una perrita mestiza que les ha dado lecciones de vida.

Cuando llegó Belle empezaron a leer videos y a hacerle trucos, aparte de sacarle a pasear. “Tenemos una franja en el día dedicada a entendernos, a aprender entre nosotros”, dice Rossana, quien también ha tenido toda su vida mascotas.

La conexión con los animales es un vínculo que, para mostrarlo, requiere de muestras físicas. Mientras terminaba de escribir este post, Amélie se acostó al lado mío y ese afecto es justo la prueba del cariño tan legítimo que una mascota te puede regalar. Corresponderle y darle todo el cariño de vuelta es lo mínimo que podemos hacer para que sean felices junto a nosotros, ¿no?

Category:
  Vida
este post fue compartido 0 veces
 2000

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada