Aprende a reciclar con ReciVeci
y empieza hoy mismo

.

Pregunta para empezar: ¿Reciclas? Yo no podré saber tu respuesta porque mi mente telepática no traspasa pantallas, pero esta cuestión es una buena forma -para ti y solo para ti- de entender por qué hacemos este post. 

Algunos de nosotros reciclamos en casa, aunque no sepamos bien bien cómo hacerlo, ni a dónde exactamente va la basura que separamos y la que no. Y como nosotros, el 38% de la población. El resto no se anima aún a reciclar o, al menos, no entiende bien para qué le serviría. 

Para tenerla clarísima, vamos con cinco razones rapidísimas de por qué reciclar:

  1. La primera: Ahorramos procesos porque no nos toca mover, elaborar toooodo otra vez. Eso significa que ahorramos energía y tiempo. Y que, por supuesto, se va a producir menos CO2. Al utilizar menos gas hay menos efecto invernadero, o sea, frenamos el cambio climático.
  2. Otra: Usamos menos materias primas porque, claro, para qué extraerlas si las podemos recuperar. Eso significa un ahorro denso de recursos naturales.
  3. También podemos fabricar nuevos objetos. No solo es moda. La creatividad y el ingenio dan paso a armar cosas increíbles y aprovechar los materiales por temas de eficiencia. 
  4. Con la cadena del reciclaje se crean empleos. Desde la persona que recoge el material de tu basurero, la que lo almacena, la que lo procesa, la que lo vende, la que diseña a partir de ese material nuevos objetos. En fin, fuuull gente. 
  5. Al final, cuidamos el ambiente. Menos basura es menos invasión de los restos humanos. Pilas, que cuando hablamos de basura hablamos de la que tú, yo, ellas, ellos, todas, todos los humanos estamos generando día tras día, tras día. 

.

ReciVeci nos da una ayudita para reciclar

Como sabrán, así de manera oficial, no hay un sistema de reciclaje tipo, un carro de recolección del Municipio para reciclados. Pero eso no es excusa porque adivinen: hay recicladores. Esas personas que revisan la basura justo antes de que pasen los camiones recolectores hacen un trabajo que nadie más hace y que es importantazo para el ciclo de la basura. 

Alguien que me ayudó a notar todo esto es la Lore Gallardo, cofundadora de ReciVeci. Ingeniera ambiental y profesora en la Poli, en Quito, juntó sus ideas con las de otras 15 chicas y chicos a fin de hacer que el reciclaje sea un hábito en los barrios y que esa relación recicladores de base – ciudadanos se vuelva algo común que a fin de cuentas, nos haga reciclar más y mejor. 

IMAGEN

Parte del equipo de ReciVeci

“Queremos transformar la ciudad con ideas y estrategias para que reciclemos todos”, dice Lorena. Ella y sus 15 socios en ReciVeci han ayudado a hacer todo un plan de reciclaje. El proyecto empezó hace cuatro años con un piloto en la República de El Salvador y luego siguieron en La Floresta. Lo que proponen es que reciclemos en casa y una vez que tengamos una bolsa de residuos reciclables, nos pongamos en contacto con una recicladora o reciclador para entregarle el material. 

En ReciVeci se han preocupado por mapear a las personas que realizan ese trabajo en todo Quito. Según su data, más de 20.000 personas trabajan en Ecuador como recicladores de base. Si contactamos a uno de ellos, podemos hacer que todo sea más fácil.

.

Lo que viene: ¿Qué pasos podemos seguir nosotros?

Primero, los ReciVeci nos sugieren que nos pongamos a ver con atención nuestra basura. ¿Qué desechos son comunes en nuestra casa? ¿A cuáles podríamos bajarle? 

Luego procedemos a separar. “Tiene que ser súper sencillo: reciclables / no reciclables”, dice Lore. 

Pero ahí viene otra pregunta: ¿Cómo sé qué es reciclable y qué no? Guíate por estas listas para que caches más. Pero es básicamente plástico, papel, cartón, tetrapak, vidrio y latas.

Lore recalca que para los envases sucios “solo se necesita un enjuague rápido y ponerles la tapa para evitar malos olores. Traten de que sea lo más simple. No queremos que se compliquen”. 

Eso quiere decir que no importa juntar todos los reciclables en un solo contenedor. Aunque, si podemos evitar que el papel y cartón se manche, mejor. De ahí, si arman un paquete, la recicladora o el reciclador podrá llevar a su depósito el material y ahí separarlo. 


>> Para cachar más y mejor, descarga este manual. <<


El paso siguiente ya lo hemos advertido: buscar quién es esa persona que se dedica a revisar los basureros para tomar todo lo que pueda reciclar. Es toda una relación humana, no hay reglas ni contratos, así que lo mejor que puedes hacer es buscarle, acercarte y preguntarle: ¿Qué días pasa? ¿Qué nomás recicla? ¿A qué hora le gustaría que le dejes tu fundita con el reciclaje? Pídele su número para que estén en contacto. Ambos se van a beneficiar, ¡en serio!

.

Pero aguanten, hay más: Una app, ¡la Reci App!

Si la querían aún más fácil, las ReciVeci -gente pilas- cacharon que todo sería más fácil explicar en una app. Habían ganado el premio Reto de Emprenidmiento Urbano de Impaqto en 2017 y tenían un pequeño capital semilla.

Y como tienen voluntarios para diseño, y también tienen socios acolites como la Universidad Politécnica Nacional, se valieron de esos recursos para levantar una aplicación que ayude a mapear los recicladores base y a registrar a la gente que quiere reciclar en sus casas, oficinas, conjuntos o barrios.


>> Descarga la ReciApp aquí


Si se la bajan, pueden ver en un mapa qué reciclador está cerca (de los que ya han mapeado, porque puede haber otros que no estén aún en el sistema y pueden ser ustedes quienes los registren). Si dan click en su pin verde, verán los datos de ese o esa recicladora, incluyendo su número de contacto.

Si quieren hacer el cambio, pueden hacerlo y empezar usando sus teléfonos. ¿Se apuntan? 

.

Category:
  Vida
este post fue compartido 0 veces
 200

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada