Sí, así como lo escuchas, nos llenamos las manos de barro para decirle hola a la tranquilidad y chao al estrés o ansiedad. Te contamos que moldear barro o arcilla se ha convertido en una terapia no solo efectiva para relajarnos, sino también potencia nuestra creatividad.

 

Parece una acción pequeña, tomar un pedazo de arcilla y un torno; pero los beneficios son enormes para lograr momentos de relajación, mindfulness y meditación. Esto se logra gracias a que en nuestras manos se guardan terminaciones nerviosas que, con una correcta estimulación lúdica como el modelado, pueden liberar nuestra mente.

Además, la arcilla por su textura, flexibilidad y capacidad para tomar cualquier forma es efectiva en la terapia de pacientes con ansiedad crónica, depresión y estrés (es por eso que nos gusta estar en contacto con la arena de la playa :D).

 

 

Ahora, si nos ponemos a pensar que grandes artistas como Miguel Ángel hubiesen conocido la arcilla, de seguro hoy en día pudiéramos disfrutar de sus esculturas plasmadas en este material.

¡Dale un respiro a tu mente con esta terapia top y embárrate de relajación!

 

La arcilla y sus beneficios

 

 

Modelar arcilla es un proceso un poco complejo, pero ayuda de una forma increíble a nuestra mente y cuerpo. Resumámoslo así: Cuando empezamos a darle forma a la arcilla, vemos cómo cambia su estado inicial para tomar una nueva figura; logrando relajarnos porque son cambios que están en nuestro control.  Además, la suavidad, textura y calidez de este material nos da una sensación de “satisfacción rápida” que libera dopamina de forma natural para aliviarnos.

Entonces, ojo con esta actividad que despertará tus emociones de la niñez, a base de un material simple que te hará golpear, estirar, contraer, romper y darle la forma de algo que solo tú puedas imaginar.

Categories:
  Arte, Vida
este post fue compartido 0 veces
 200

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada