Café Libre: un oasis vegano en Cuenca

Escrito por Be Life 1 año agoSin comentarios

El restaurante Café Libre, en Cuenca, es un espacio que le apuesta a la comida “plant based” con mezclas exóticas, coloridas y, sobre todo, deliciosas.

Una entrada de maduro con remolacha. Foto: Be Life.

En una de nuestras visitas a Cuenca descubrimos un oasis vegano que estimuló todos nuestros sentidos: Café Libre. Ubicado en la Calle Larga y Mariano Cueva, este es uno de los restaurantes mejor calificados en sitios web como Trip Advisor, en donde tiene 5 estrellas, y blogs de viajeros de todo el mundo. Café Libre, además, fue nombrado como el Mejor Nuevo Restaurante de 2018 por el portal Gringo Post.

Una de las cualidades más recurrentes que se mencionan en las reseñas es la calidez de su gente y la delicia de sus platos que son veganos, sí, pero tan ricos que todos -veganos, vegetarianos y carnívoros- pueden comer ahí. Nosotros nos llenamos de curiosidad y decidimos comprobarlo. En esta nota te contamos acerca de nuestra experiencia.

La Glam Burger tiene como ingrediente principal al hongo portobello. Foto: Be Life.

Atención a los detalles

Al llegar, Paúl Flores, un amante de la cocina vegana, nos recibió con unas entraditas de maduro ahumado con un queso crema de castañas de cajú y remolacha. Tomó unos brotes de su pequeño huerto para decorar el plato. En todos hay flores comestibles, brotes, detalles, colores.

Él nos contó que aprendió a cocinar en sus viajes. Sobre todo cuando vivió en Montevideo, en Uruguay. Allí conoció a un chef que incluía en sus platos las delicias de la comida asiática. Por eso, dentro de la carta de Café Libre se puede encontrar kimchi, una preparación coreana a base de col morada; pan taiwanés; o fideos de arroz con curry tailandés.

Paúl Flores en el mini huerto de Café Libre. Foto: Be Life.

Después pasamos a los platos fuertes: pedimos un Black Jack Sandwich, hecho con jackfruit y su propio estilo de salsa bbq con Jack Daniel’s, acompañado con papitas y ensalada con kimchi. Otro detalle delicioso es que el pan es de estilo taiwanés y está hecho al vapor. “Este es nuestro sánduche estrella” nos contó Paúl. Después corrió a recibir a un grupo de personas que llegaron a comer ahí. Otra de nuestras elecciones fue la Glam Burger, una hamburguesa de hongo portobello, acompañada de champiñones, lechuga, tomate y brotecitos.

Los famosos Black Jack Sandwich, uno con pan amarillo y otro con pan morado. Ambos, deliciosos. Foto: Be Life.

Dentro de su menú también hay Quinotto (risotto de quinua) de color rosado, locro verde y ceviche vegano. Hay bowls, hay coliflor al bbq y garbanzos. Algo que caracteriza a los platos que aquí se sirven es que son de alta cocina gourmet. Están llenos de colores, de sabores y de texturas. Comerlos es una experiencia que despierta todos los sentidos.

Siempre queda espacio para el postre… Foto: Facebook Café Libre.

Como postre, ellos tienen opciones crudi veganas, helado oscuro y otras que utilizan al raw cacao. Nosotros probamos uno hecho a base de cacao ecuatoriano y cajú. Por ser crudo, se sintió súper liviano y delicioso.

Postre crudi-vegano hecho a base de cacao “raw”. Foto: Be Life.

La comida como medicina

Paúl está consciente que los alimentos son primordiales para la salud. Él mira a la cocina como un espacio sagrado en donde se juntan su creatividad, su pasión y su amor por lo que hace. Allí junta sus cinco sentidos. También ha roto esos mitos que dicen que lo sano no tiene sabor, o diversión, o textura. Él prueba, junto con su equipo, que cada plato puede hacerte sentir bien, liviano y -al mismo tiempo- ser delicioso y satisfactorio.

Dentro de sus planes futuros está la elaboración de un huerto para sembrar sus propios productos y la apertura de un laboratorio de alimentos.

Paúl concentrado en la presentación de sus platos. Foto: Facebook Café Libre.

En equipo todo funciona mejor

Paúl no está solo. Él comenta que el trabajo en equipo y el compañerismo han sido primordiales para mantener en pie y caminando a este espacio. Café Libre son Marcelo Bedón y Omar Sagbay, en la cocina Caliente y Yeli Gómez y Mauricio Déleg en la cocina fría.

 

El equipo. Foto: Be Life.

*

Café Libre también tiene cenas especiales y desayunos. Ellos experimentan constantemente con la carta y buscan nuevos sabores para brindar nuevas experiencias. Así que, si pasas por Cuenca o vives ahí, te lo super recomendamos.

 

 

Category:
  Viajes
este post fue compartido 0 veces
 400

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada