Carolina Pérez Flor: una veggie en la ciudad

Escrito por Be Life 1 año agoSin comentarios

La Caro me cita en el mirador de Guápulo y ahí estoy, 14:30 en punto, frente a una vista hermosa de la quebrada. Estoy apoyada en la baranda de la terraza y desde ahí puedo percibir un suave olor a albahaca. En pleno mirador hay un restaurante, uno de los spots favoritos de Carolina Pérez Flor, el Tandana.

La Caro es al momento una de las actrices más conocidas de Quito. A sus 26 años, pertenece a una nueva generación de artistas escénicos que han llevado la actuación a los nuevos medios y a diferentes causas. Muchos la conocimos en Enchufe TV hace años, luego en En 4, otros la reconocieron en el programa Bailamos y ahora la vemos llevar su vida con frescura, siempre con un papel que interpretar, porque la Caro es actriz por convicción.

 

carolina perez flor be life vegetariana

La Caro Pérez en un post para Enchufe TV de abril de 2016

Nos encontramos para entrar al restaurante, un santuario de comida vegana que rompe los esquemas que muchas personas tendrían de los espacios vegetarianos. “Me puedo pasar todo el día aquí”, dice la Caro con una sonrisa. Y es que no tiene que explicarle al mesero qué come, ni tiene que prepararse para separar lo que no come. Es un restaurante vegano y la Caro es vegetariana desde los 14, así que todo bien.

Nos acaban de pasar unas bruschetas repletas de color. Rosado, verde, amarillo, anaranjado, todos provienen de alimentos que no nos imaginaríamos que podrían quedar bien juntos. Al probar, nos olvidamos de dónde estamos, de que no tienen huevo, ni leche, ni queso, ni carne, ni juguito de carne y aún así el sabor es intenso.

Contrario a lo que sucedía años atrás, ahora hay lugares en ciudades de Ecuador como Quito, Guayaquil o Cuenca en los que se puede encontrar comida vegetariana saludable y rica. La Caro recuerda esos tiempos en los que le tocó comer comida sin sabor llevada al sartén o vegetales preparados sin gracia porque no había más opciones. “Mi mamá me compraba esas carnes de soya para freír y parecían borradores. Afuera de la universidad, en cambio, no tenía mucho que escoger y me pasaba comiendo papas”.

tandana, veggie, ecuador, guapulo, quito, caro perez flor, be life

Por si te intrigó qué ingredientes lleva, aquí los tienes 😉

Nunca le gustó cocinar, así que ha aprovechado la nueva ola de gastronomía en la ciudad para probar siempre lugares nuevos. Tiene sus favoritos: “Aquí en Tandana me paso metida. Me encantan Los sánduches del Bai Tam, la opción vegetariana de sushi del Shibumi; El Árabe es rico y tiene full opciones. Cuando quiero pizza, la Quipizza es una pizzería vegetariana y vegana buenaza”. Pero admite su debilidad máxima por el cevichocho. “El de la esquina de mi casa es mi favorito”.

Pasársela buscando tampoco es que sea lo más chévere, porque así como hay lugares bacanes, también hay otros en los que no tienen ni idea de qué ofrecer a alguien que no come proteína animal.  “Recién en Loja me pasó que les dije que era vegetariana y me pasaron un plato al que por quitarle la carne de res y agregarle champiñones, ¡me querían cobrar más! y no es lógico, tuve que hacerles ver que ¡la carne siempre es mucho más cara!”.

“En los restaurantes hasta ahora piensan que es un tema de quitarte la carne y ponerte tomate y lechuga. Me ha tocado enseñarles las posibilidades, preguntarles qué tienen y a partir de eso, que me preparen algo”. Aún implica un sacrificio de tiempo y de paciencia. Pero lo hace porque cree en su decisión y se la toma en serio cada día de su vida.

carolina perez, be life, vegetariana, tandana, quito

Parece un sacrificio tenaz, pero nuestra conversa se acompaña de un capuccino vegano que despide un aroma acanelado y un cheesecake de açai con base de macadamia y flores. Sin huevo, sin leche, sin conservantes. Igual, la Caro aclara que no es vegana, todavía. “Estoy en el camino y espero pronto dejar toda la carne por completo”.

La elección de la Caro siempre fue dejar la carne roja como postura política en contra de la muerte cruel de los animales pero por necesidad consumía ocasionalmente pescado y mariscos. Esto hasta hace un poco más de un año, cuando dejó toda la carne. Eso no la hacía menos vegetariana, sino que para explicarlo en corto, el vegetarianismo tiene varios tipos, de acuerdo a lo que se permiten.

Ser vegetariano significa básicamente no comer carne de origen animal. Los veganos en cambio, eliminan de su dieta todo producto de origen animal, que incluiría los huevos, la leche e incluso la miel. Sin embargo, por varias razones, hay muchas personas que han encontrado formas más flexibles de ver una alimentación más saludable cercana al vegetarianismo.

Para no dejarte con las ganas de lo que estamos comiendo mientras te contamos, aquí tienes los ingredientes de nuestros platos:

 

y del capuccino:

 

 

Ser vegetariano o acercarse a la idea

Ser vegetariano es una elección que cada vez más personas toman por decisión política, por religión, por el medio ambiente. Ahora la salud es una razón importante en las encuestas. Ha sido una forma de simplemente enfocarse en alimentarse de más vegetales y tener más elementos en la dieta diaria. Es más, la OMS nos reta a comer por lo menos 400g de vegetales cada día, así que la Caro no está tan desubicada.

“Me he encontrado cada vez con más personas que piensan igual que yo o que les gusta los sitios donde yo quiero comer”, nos cuenta sin dejar de agregar que es algo que tomó tiempo. En su familia hay lados que entienden esa posibilidad mientras otros ni le dan cabida a que quiera comer diferente estando con ellos. Ser vegetariano o querer acercarse a eso dejando la proteína animal al menos tres días a la semana (también les llaman flexitarianos) es una tendencia en alza.

*

En el restaurante suena el jazz de Louis Armstrong de fondo mientras pasamos a hablar de comida a teatro, luego a la tele y a los entrenamientos en los que solíamos encontrarnos. La Caro vive un momento en el que la salud es una prioridad y sentirse bien también. Ahora no se pierde un día de ejercicio y anda ojo seco con comer lo más sano que pueda. Se siente viva y con ese brillo y esa energía va y se para en el escenario para hacernos reír, llorar, pensar, para contarnos historias desde la actuación, su gran amor.

 

 

Category:
  Vida
este post fue compartido 0 veces
 2300

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada