Cuenca es musical: un festival joven, bandas que suenan fuerte y más

Escrito por Be Life 1 año agoSin comentarios
be life, el descanso, cuenca, pastizales, la madre tirana

Cuenca, Cuenca, Cuenca, ciudad rodeada de ríos, casitas con techos de teja y mucha, mucha cultura. Recorrimos esta ciudad en búsqueda de música. Conversamos con una banda y aficionados quienes, con puro ñeque, han construido una movida musical nueva en su ciudad.

A mediados de los 2000, empezó a surgir una nueva generación de músicos en Cuenca. Y esta explosión trajo consigo la necesidad de crear nuevos espacios y lugares para presentar esa música. Una escena por años hambrienta y un grupo de jóvenes que se la jugaron para armar un festival han hecho que esta ciudad sea ahora una parada obligatoria para toda banda.

 

En la foto, la banda Pastizales. Foto: Facebook Pastizales.

Un merecido Descanso

Hace poco más de tres años, el cuencano Pablo Rodas estaba recién llegado de Buenos Aires. Allí, este aficionado a la música de 26 años estudió cine y vivió la experiencia de la llamada Ciudad de la Furia: fue a muchísimos conciertos, salió a muchas fiestas increíbles, se inyectó de una vida nocturna imparable.

Al regresar a su ciudad, ese shock de encontrarse en un lugar en el que no había conciertos de las bandas que le gustaban le motivó a crear, junto con sus amigos y ahora socios, lo que empezó como una fiesta-concierto en su finca familiar. “Tenía síndrome de abstinencia de conciertos y por eso quise hacer algo, formé un grupo de Whatsapp y pregunté a mis amigos si se querían unir. Cuatro de ellos ahora son mis socios, y desde ahí seguimos trabajando juntos” nos comentó.

El Descanso es un festival que ha crecido por el ímpetu de Bernardo Torres, Joaquín Aguirre, Pablo Rodas y Ernesto Aguilar, cuatro amantes de la música que se la jueguen y se lanzan sin miedo. Hablamos solo con Pablo, pero él siempre recalca que sin sus socios y amigos El Descanso no existiría. La primera edición tuvo a bandas locales como parte del cartel: La Máquina Camaleón, Alkaloides y Lolabúm fueron los headliners. “Tengo un recuerdo increíble del primer Descanso porque yo llegué después de vivir cinco años afuera. Cuando hicimos ya una sociedad formal con mis amigos, nos sacamos la madre para hacer algo bien hecho, chiquito, pero chévere. Con un cartel bacán y un par de auspiciantes, a esa edición fueron 700 personas. Yo me impresioné porque era un poco lejos, para lo que estamos acostumbrados, 15 minutos en carro (risas) y la gente fue. Algunos no conocían muy bien a las bandas, pero igual, pagaron la entrada, fueron, gozaron. Yo me puse super feliz cuando vi a la gente bailando en mi jardín”.

 

Los amigos y socios Bernardo Torres, Joaquín Aguirre, Pablo Rodas y Ernesto Aguilar son los que empujan el festival El Descanso. Foto: Cortesía Pablo Rodas.

El Descanso logró posicionarse pronto en la mente de los jóvenes amantes de la música en Cuenca que estaban esperando que algo así pasara. Su combinación entre un diseño gráfico cool, buena fiesta, buenos carteles y sideshows lo han hecho un festival relativamente nuevo que despierta el interés de la gente.

La segunda edición del festival, que fue en noviembre de 2016, tuvo como coyuntura la explosión de la pujante escena cuencana, y local. A este fueron 1600 personas. El cartel estuvo conformado por Swing Original Monks, La Máquina Camaleón, LEGS, La Madre Tirana, Molicie y más.  Además, Pablo y sus socios formaron una productora a través de la cual organizan y producen eventos como El Descanso, una que otra fiestita y el After de la Musique.

En ese año, además, algo importante estaba pasando a nivel local. Algo que no podía esperar más. Y Cuenca se convirtió en un destino fijo para presentar música debido a su fiel fanaticada y energética audiencia que no para de saltar y de gozar. Y El Descanso se consolidó como una vitrina importante para atraer a esos públicos emergentes.

La tercera edición tuvo un crecimiento impresionante. A esta fueron 3000 personas y tuvo dos escenarios. Con Neon Indian y Él Mató a un Policía Motorizado como headliners, en este festival brilló la gestión imparable de sus organizadores y el atractivo de bandas vigentes que el público cuencano no se había imaginado tener en su ciudad. Pablo dice que cada año han crecido, han invertido y se han esforzado y esperan seguir creciendo y, claro, traer a bandas que aman.

“Nuestros viejos no pueden creer lo que estamos haciendo. Nos apoyan, pero imagínate, somos cuatro chamos lanzados que amamos la música, y no pensamos parar, queremos demostrar que los festivales sí son buen negocio y que sí se pueden hacer exitosamente”.

El afiche de El Descanso 2017 fue mentalizado por el equipo del festi con ilustraciones de Gabriel Zamora y el diseño de Fabián Álvarez. Foto: El Descanso.

Músicos nuevos, bandas nuevas para escuchar

José Orellana y Matías López, de La Madre Tirana (una de las bandas cuencanas que más la están rompiendo), creen que la escena de su ciudad se mueve porque se apoyan entre bandas y por iniciativas como El Descanso, que han catapultado a proyectos emergentes, han dado visibilidad a otros y han demostrado que el público de Cuenca es uno de los mejores del país. “Todos somos amigos. Casi todos tocamos con los mismos amigos músicos en bandas porque acá es una ciudad más pequeña que Quito o Guayaquil. Vamos a los conciertos de los otros, esas cosas. El Descanso, también, ha sido muy importante porque rompió eso de la costumbre de la gratuidad y despertó el interés de una nueva audiencia y ha hecho que las cosas se muevan más por acá, y eso es garota”.

Dentro de las bandas que dicen que les gusta mucho están Pastizales e Ilaló,  proyectos relativamente nuevos que están sonando full en Cuenca. Ilaló es una banda en la que la potencia vocal de su frontman resalta sobre cuanto escenario pise. Y Pastizales es un proyecto indie liderado por Bernando “El Flaco” Arévalo. Su disco, llamado ‘Ciudad’, salió a la luz este año y es una mezcla entre la nostalgia onda Sui Generis y el rock onda Charly García.

Otro proyecto fresco que ha despertado el interés del público y de los medios musicales es Neoma, liderado por la cantante Karla Huiracocha. Neoma se acaba de graduar del colegio y estamos seguros que podremos esperar grandes cosas de esta artista. Boris Vian y UCGPPB también han llenado de extrañezas y experimentación a Cuenca. Hay muchas más bandas y proyectos para descubrir, pero esperamos escuchar de todas.

Category:
  Música
este post fue compartido 0 veces
 200

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada