En busca de la selfie perfecta, con Erika Russo

Escrito por Be Life 1 año agoSin comentarios

Erika tiene una relación con la cámara desde que era adolescente. Ama el cine. Le encanta estar frente al lente.

Erika Toa es mitad ecuatoriana y mitad italiana y ha dedicado la mitad de su vida a la actuación en ambos países. Cuando era adolescente, entró al Teatro Malayerba a las malas y la aceptaron. Desde entonces es actriz.

Erika Toa Russo siente que la cámara hace parte de ella y el celular, con cámara, se ha convertido en una herramienta con la que trabaja todo el tiempo. Al inicio más a la antigua, lo usaba para lo necesario. Llamadas y mensajes. Ahora, los videos, los anuncios, las redes y el contacto con su audiencia la han obligado a cachar más de lo que creyó que debía.

Hoy se une a Be Life para soltar su gestualidad y darles algunas líneas para que tomen las selfies más perfectas del mundo. Eso sí, recuerden, que la práctica hace al maestro.

___

Sin luz no hay vida, y sin luz tampoco hay selfies. Busca lugares claros, y qué mejor si tienen luz natural. Por más pro que sea la cámara de tu smartphone, con oscuridad no sacará tu mejor lado, ni la foto tendrá la mejor calidad. Créeme.

Pero aun cuando hay luz, si no apuntas la cámara en la dirección correcta o si no estás en la ubicación adecuada respecto a la luz, vas a tener sombra. Para evitarlo, trata de no colocar tu cara directamente frente a la luz.. ¿Las horas perfectas para tomarte una foto? Al amanecer o al atardecer, cuando la luz no es tan fuerte y, por lo tanto, las sombras no son tan fuertes.

 

Si no hay luz natural, ya nada. Pero tampoco te vayas a los extremos. El flash puede ser un buen acólito también puede arruinar tu foto. Lo comprobamos con Erika que, en medio del apuro, pensó que podía ser buena idea encender el flash y más parece haber salido de un buen susto.

 

Ahora, demos alfombra roja a nuestra creatividad y aprovechemos las bondades de tener un smartphone. La parte entretenida de tomarse una selfie muchas veces está en la edición y en la aplicación de filtros. Y no hablamos necesariamente de tunnear las fotos hasta que parezcamos otras personas. Es más, una de las sugerencias es tratar de que luzcan naturales… y reales. Evitemos al máximo sobre-editar las selfies. Aparte de que toma demasiado tiempo, no queremos dar una falsa impresión a quienes nos ven en las redes.

En su lugar, utilicemos las herramientas de forma más eficiente y con más tino: para resaltar los contrastes, darle un tono más cálido, utilizar algún filtro que resalte nuestras expresiones, otro que nos genere alguna sensación, etcétera.

Erika se caracteriza por ser ella, por ser genuina. ¿Qué más atractivo que eso? Su sonrisa es algo único y por eso, cuando se va a tomar una foto, aparece con sus gestos propios. No necesita nada más. Evita los clichés, baby. Los piquitos de pato, los signos de la paz, los pulgares arriba están sobrevalorados y no aportan nada a tus fotos. En la repetición excesiva, ¡desaparece el gusto!

Tomarse una foto no debería requerir de mucha planificación. Queremos capturar momentos, no hacer grandes producciones. Pero hablando serio: obvio que tenemos que chequear que todo esté bien en nosotros y en nuestro alrededor. Lo vamos a decir clarito: preocúpense del fondo de sus selfies 😮

 

A algunos les resulta esa pose a lo Kim Kardashian, colocando el celular desde arriba para afinar el rostro, en particular la quijada. A otros… no. Pero prueben, una y otra vez. Ahí sí, no les mentiremos. Para cachar los mejores ángulos no hay mejor cosa que tomarse muchas fotos.

 

En el juego de la fotografía hay ciertos trucos para tener mejores resultados. La regla de los tercios, por ejemplo, esa que consiste en localizar tus puntos de interés en las intersecciones de tu “cuadrícula imaginaria”. Parte tu foto en tres porciones horizontales y tres verticales así:

Es una buena forma de balancear el contenido visual de las imágenes y por supuesto que sirve al momento de tomarte una selfie. Al principio puede ser difícil pensarlo, pero luego ya resulta más intuitivo. Lo prometemos.

*

Sabemos que hay verdaderos devotos de las selfies y otros que por ahí le hacen fieros. Casi nadie puede escaparse de una, así no la publique en sus redes. Por eso, conscientes de esta realidad tan cercana a todos -o a casi todos- les echamos nuestros consejos. A los que les sirvan, avanti, a  los que no, compártanlo a su amigo asiduo tomador de selfies.

Category:
  Vida
este post fue compartido 0 veces
 3100

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada