Escoge tu bici y empieza a mirar
el mundo sobre dos ruedas

.

Portada: Fernando Sarmiento

Empecemos declarando algo importante: no necesitas saber de bicis para empezar a andar en bici. Necesitas -sí, necesitas- saber andar, pero digamos que si te interesó este artículo es porque tienes ese primer check en la lista. Lo demás es aprender a escoger y en este post te acolitamos para que te enrumbes y luego no necesites las dos rueditas traseras al momento de decidirte por una y con ello, cambiar tu vida. 

Un primer paso importante me lo dio un amigo gringo, Dominique, quien como buen amante de vivir cicleando me sugirió: “empieza por buscar una bicicleta por la que puedas pagar”, advirtiéndome con esas palabras que no se trata de comprar la bici más cara pensando en que va a ser la mejor para ti. Hay alternativas para todas, para todos.

Empecemos por la pregunta ¿Para qué quieres una bici? 

Tal como incluí en el post que hablaba de motos https://belife.ec/tener-una-moto/. Hay varios tipos, aquí unos ejemplos.

¿La quieres como medio de transporte del día a día dentro de la ciudad? Puedes escoger aquellas como para andar en vías pavimentadas como las de ruta, las híbridas o las eléctricas. 

¿Es para salir a andar por las carreteras y montañas? Tal vez prefieras las bicicletas de montaña o las de enduro con una suspensión más densa.

Sigamos con la talla y el tamaño

Hay estándares según el tamaño de las partes de tu cuerpo y tu altura, pero principalmente puedes optar por tamaños XS, S, M, L. La mía, obvio, era XS, porque mido 1.53 m.

*

Otros dos parámetros más: el desempeño y el presupuesto

La bici tiene varias piezas a las que llamamos componentes. Y cada componente tiene opciones y diferentes tecnologías que ayudan a un mejor desempeño. Tienes el chance de armar tu bici con piezas acordes a tus requerimientos y presupuesto (transmisión, dirección, cuadro, frenos, manillar, asiento, llantas, por mencionar unos). 

El cuadro 

Puedes decidir su material para que sea más liviano, así como para que te brinde una cicleada de mejor calidad. Los más livianos son de carbón; los más comunes son de aluminio porque también son los de precios más asequibles. 

La suspensión

Puedes no tenerla y todo bien si vas a estar dentro de la ciudad, pero si quieres salir y andar por caminos más borrascosos querrás una con doble suspensión o al menos una con suspensión en la parte delantera (cuadro rígido) para absorber el impacto, pero en menor medida.

Los frenos

Los de V brake son los clásicos y son la alternativa más barata. Son más ligeros que los frenos de disco y más fáciles de reparar. Por otro lado, los frenos de disco te vienen súper bien para las lluvias, las cochas y si quieres más velocidad, pero son más costosos. 

Ya, todo posi, dirás, pero si con esta información sigues sin sentirte con seguridad de hacer tu adquisición, no dudes en ir a una tienda de bicicletas, donde te harán preguntas para asesorarte en la compra y con estas pistas, estás. 

Ahora, para empezar, no es recomendable que de buenas a primeras te compres la bicicleta más armada del mundo. Date el chance de entenderla e ir descubriendo qué componentes realmente necesitas. 

En ese sentido, puede que una buena opción sea comprar una bicicleta de segunda mano. Cuando lo hagas, averigua todos sus antecedentes: ¿En qué año se fabricó? ¿Con qué componentes viene? ¿El anterior dueño le cambió piezas por unas mejores?, ¿dónde la compró? en resumen, ¿cuál es el estado actual de la bici? 

*

Por último, hemos hablado de tecnologías y el fin último es que faciliten el uso que le vas a dar. En los medios urbanos -y en especial en ciudades con subidas como en Quito- las bicicletas eléctricas se están posicionando como excelentes alternativas. Una “e-bike” viene provista de un motor asistente de pedal que te acolitará en la andada y la experiencia requerirá menos esfuerzo. Claro que cuestan más, pero es una opción con la que podrás recorrer mayor distancia en menor tiempo y llegar menos sudado a tus reuniones. 

 

Debes saber: 

  • Hay estructuras de bici para mujeres y para hombres. 
  • Si te compras una bici, debes comprarte guantes, un casco y otros accesorios para rodar con seguridad
  • Considera que al subirte en una bicicleta adquieres poderes, sí, te sientes muy bien, pero también eres a su vez, súper vulnerable y no puedes olvidarte de eso. Andar en las calles de las ciudades de Ecuador y, en general del sistema vial, es un reto.

.

.

.

 

Category:
  Vida
este post fue compartido 0 veces
 000

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada