“Si ves que el internet te
puede ayudar, métete con ganas”

.

En estos tiempos, en Ecuador se posicionó la idea de traspasar los negocios al internet. Todavía el acceso al internet es limitado, pero muchos de nosotros ya hacemos compras en internet y asimismo, estamos buscando la manera de que nuestros negocios, nuestra marca, el servicio que ofrecemos pueda tener un lugar en la web y que nuestros clientes y futuros clientes puedan conocernos. 

Por eso entrevistamos a Juan Pablo Landázuri, un experto en Estrategia Digital quien en sus 11 años de experiencia ha ido adquiriendo mucho conocimiento sobre las mejores maneras para dirigir campañas en internet. Aprendamos entonces por qué es importante empezar a pensar en cómo nuestra marca o negocio puede posicionarse bien en el mundo digital. 

Escuchamos tanto sobre tener una estrategia digital pero pocos saben qué es realmente. ¿Qué hay detrás de esta opción que no terminamos de entender?

La primera falla que es la más común es creer que porque tener Facebook o Instagram, sabes de redes sociales. El papá le pide a su hijo porque piensa que “de ley sabe”, no quiere decir que sepa hacerlo bien.  Hoy la gente se va a redes sociales porque en teoría es lo más fácil y “gratuito”, pero lo que la gente debe entender es que al hablar de digital, hablas de un ecosistema muy grande. No solo hay redes sociales; también hay páginas web, también hay artículos, también hay aplicaciones, también hay promociones, entre otras tantas que parecería que están separadas, pero que a la final forman un tejido que es importante para formar una estrategia.

Entonces, ¿qué es una estrategia digital y por dónde parto para tener la mía?

Tu estrategia digital es formar un espacio para ti (para tu negocio o empresa) en el internet. El primer paso para pensar en una estrategia digital buena es preguntarse: ¿Qué quiero yo que pase con mi marca, producto o servicio en internet? Y dependerá, por supuesto, de tu presupuesto, de tu tiempo, de tus capacidades para ir armando esa estrategia que funcione. 

A diferencia de los medios tradicionales, donde pagas por espacio de publicidad y no tienes información de quién vio, cuántas personas quisieron llamar, en lo digital la respuesta es mucho más rápida y puedes definir qué hacer y qué no a partir de la respuesta de las personas. En internet, no depende de cuánta gente te vea, sino de quiénes conectan con lo que les quieres decir. Y como tienes la opción de segmentar, puedes llegar a la gente que necesita lo que tú tienes. 

Juan Pablo Landázuri es experto en Estrategia Digital y creación de contenidos.

¿Es indispensable hoy hablar de estrategia digital para cualquier idea de negocio?

Depende en gran parte de que en el largo plazo sepas cómo quieres que sea tu negocio. La ventaja del internet es que tiene la memoria perfecta. Entonces, algo que hagas hoy, va a estar disponible en cinco años y van a seguir generándote resultados en seis meses, un año, cinco. 

Hay negocios que lo que ofrecen tiene que ver con lo digital. Si no tienes presencia en internet, ¿cómo explicas a tus clientes lo que ofreces? ¿Cómo se enteran de ti las personas que requieren servicios que tú ofreces? Te pueden recomendar los conocidos, pero esa es una manera de llegar, y no siempre la mejor. Si ves que el internet te puede ayudar, métete con ganas. 

¿Qué debo tener en cuenta para definir las necesidades digitales de mi empresa?

Lo primero, conocer a tus clientes, lo más que puedas. Porque es muy diferente venderle a un estudiante universitario de 18 años, que a una profesional de 30. Las necesidades son diferentes, también los gustos, la forma de buscarles. Todo nace de tu público. Si tu público no usa Instagram, y tú tienes Instagram, pregúntate ¿para qué?. Es muy importante conocer a tu público y saber cuál es puede ser muy difícil. sobre todo para los pequeños negocios. A veces, cuando inicias sueles enamorarte de tus ideas. Un ejemplo, te pones un restaurante de comida vegetariana y crees que es la mejor, que es muy rica, toda tu familia te ha dicho que es lo máximo, pero tú crees que quiere este tipo de comida, con este tipo de plato y puede que sí, pero también puedes estar equivocado. Por eso, lo primero sería hacer unas encuestas, aunque sea pocas, a personas que no conozcas, no familia, no amigos, para intentar conocer quién es tu público y qué quisiera. Intentar conocer quién es tu mercado. 

.

¿Con las redes sociales puedo llegar a ese público y ver resultados?

Cuando tienes este público más definido, puedes empezar a pensar en qué es lo que te puede servir y en qué invertir para lograrlo. El ejemplo que siempre pongo es que tienes que pensar en las redes sociales como un departamento arrendado. Puedes pintar la pared del color que quieras, puedes contar lo que quieras, pero el momento en que decidan cambiar las reglas o te atienes a ellas o sales. Y en Facebook todo cambia todo el tiempo. Una web en cambio, es como un departamento comprado, puedes hacer lo que te dé la gana. Es un lugar de consulta fija, además, pero tienes que pensar en detalles, como que esté adaptada para teléfonos móviles. Cualquier inversión que hagas tienes que verlas como inversiones de mediano plazo. Nada se puede saber en dos días, no funciona así.

.

Cuando hablamos de objetivos digitales, ¿Cómo definimos esos objetivos digitales?

Lo objetivos de la empresa, aquellos generales que tienen que ver con tu negocio, te los planteas antes. Cuando ya defines entonces objetivos súper específicos, que sean fáciles de imaginar. Plantéate un escenario hacia donde crecer. Ahí decides, por ejemplo, cada cuánto vas a postear, qué vas a postear y pensar en los resultados que puede tener en tu cliente. 

.

¿Qué recomendaciones puedes brindar para generar una fidelización real con los usuarios o clientes virtuales?

Algo que es real es que a todos nos gusta sentirnos la “estrella de navidad” de alguien. Si pensamos en una marca de productos orgánicos, quien compra puede hacerlo porque, sí, es bueno consumir productos orgánicos, está chévere, pero también esa persona puede sentir que está ayudando a que un negocio pequeño prospere y comprar porque se siente bien con ser esa ayuda. Se siente especial. Si el negocio te lo reconoce, se convierte en algo doblemente especial. Entonces esa respuesta del negocio, esa atención al cliente le gusta y es posible que te recuerde por eso. Los pequeños negocios tienen la ventaja de poder brindar detalles chiquitos a sus clientes. Inténtalo. 

Otra recomendación es que no siempre hables de ti. Es algo que tenemos como tatuado y hablamos de “nosotros tenemos esto”, “nosotros somos así”, pero quien va a decidirlo es tu cliente. Dale algo, y piensa que lo que puedes dar no es solo producto. Volviendo al caso de las pizzas, publicar una receta exclusiva de salsa, un secreto, un tip puede significar más. Ahora claro, hacerlo requiere de tiempo.

Entonces, ese es otro punto. Hay que entender que es una necesidad de tu empresa, que requiere inversión de dinero y tiempo y que tienes que decidir si eso lo vas a hacer tú o si quieres delegarlo a alguien experto. 

¿Cuáles son algunas oportunidades interesantes tomando en cuenta el público de Ecuador ?

El centro de todo es el público: las oportunidades nacen del público, la forma de vender nace del público. Nosotros creemos que sabemos todo y que nuestras cosas son las mejores, pero a la final el cliente sabe qué pizza le gusta y cómo comerla y dónde comprarla, entonces deberías escucharlo antes de ofrecerle algo. 

Algunas marcas han acostumbrado a sus públicos a que piensen que su producto es la única opción, pero si tú ofreces algo y a la gente le empieza a gustar, empiezas incluso a educar a tus clientes con tus ideas y puedes mostrarles la forma en la que tu producto es mejor. Los negocios pequeños pueden resaltar la novedad. Por ejemplo, esa marca de productos hechos de pepa de aguacate que le enseña a sus potenciales clientes cómo, luego de usarlos, pueden enterrarlos porque son biodegradables son un plus que tal vez tu cliente no había considerado pero puede llamar su atención y hasta por último parecerle bonito. Esos pequeños detalles diferentes ayudan a que tu marca sea algo especial. Poco a poco, como consumidores vamos entendiendo que podemos elegir. 

¿Cómo llegamos a más gente ahora que todos quieren estar en las redes?

Lo bueno del internet es que te da una retroalimentación inmediata. Puedes hacer pruebas que no son costosas ni toman mucho tiempo. Si tienes en la vista un público que no está tan acostumbrado a tu producto, puedes intentar cautivarlo con alguna promoción e invertir no mil, sino tal vez diez dólares para probar. Y si funciona, tienes un público nuevo por varias razones y que ya puedes sumar al otro que ya tenías contemplado. 

¿Qué recomiendas a las personas con una marca, una empresa y que aún no se sienten familiarizadas con el marketing digital?

Lo digital, como todo en la vida, es algo que tienes que aprender y dedicar tiempo. Yo digo que hay tipos de alfabetismo que aparecen conforme evolucionamos y hoy, ser analfabeto del lenguaje del internet y la información es desconocer de algo con lo que en estos tiempos nos enfrentamos a diario. Aprender es una cuestión de trabajo y también dedicación. Tal vez no quieras contratar a una agencia, pero sí puedes pedir la asesoría de una persona experta para que haga un análisis de tu negocio y te pueda brindar unas guías sobre por dónde ir. 

.

.

.

Category:
  Tecnología
este post fue compartido 0 veces
 000

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada