En las ciudades de Ecuador parecería que el SUV, grande, imponente, se hubiera convertido en el standard que uno quiere tener para recorrer la ciudad. ¿Pero es necesario?

Si bien los SUV tienen mucho espacio, dan visibilidad y a veces hasta características más atractivas frente a los sedán, su consumo excesivo de gasolina y el tamaño demasiado grande para las necesidades diarias hacen que dejemos de pensar en ellos como el único aspiracional.

SUV vs. crossovers: pequeñas grandes diferencias

Lo primero que se nos viene a la mente son los crossover y los SUV medianos y pequeños. Los hay y tienen mucho para ofrecernos tanto en eficiencia como en diseño y, sobre todo, costos. Son versiones perfectamente adaptables a la ciudad y al estilo de vida de los que la habitamos. Pasa que a veces nos confundimos entre los términos crossover y SUV y es normal, pues hasta ahora las concesionarias suelen usar ambos términos sin diferencia.

¿Hay diferencias?

Sí, sí hay diferencias. Notemos que los SUV convencionales son fabricados con los todoterreno como referencia en cuanto a altura pero no tienen sistemas de tracción tan pro. También las llantas suelen ser de tipo mixto para funcionar a la perfección sobre el asfalto, y en terrenos un poco más irregulares. Pero, al fin y al cabo, son carros grandes, de más de 5 plazas y con cajuelas amplias.

Por otro lado, los crossover son vehículos más nuevos en el mercado y su origen está en los autos sedán. Para hacerlos las marcas decidieron brindarle una apariencia estética y física más campestre. Básicamente son como station wagons, con mayor suspensión y  algunos incluso con la alternativa de doble tracción.

 

Sus ventajas incluyen ser más aerodinámicos y mucho más livianos. Ambos factores disminuyen la inercia de forma considerable y hacen que el consumo de gasolina sea mucho menor.

Pero también están los SUV que, frente a esta movida, se han presentado como modelos medianos y pequeños. Así vemos opciones de carros altos un poco más baratas y que se adaptan a nuestro estilo de vida. Hablando en serio, no todos necesitamos carros gigantes (que además contaminan mucho más). Muchos de nosotros incluso los ocupamos el 80% de las veces para transportarnos de casa al trabajo y viceversa y si somos solteros apenas ocupamos un quinto de la capacidad del vehículo. Dos quintos a lo mucho.

Les presentamos algunas opciones cuya dimensión desafía los paradigmas antiguos sobre “tener carro” y se ajustan a la vida práctica, al manejo de una economía más inteligente y pretenden ser más eficientes en el uso general de los recursos.

Nissan Qashqai

Dicen que fue el primer crossover: un auto que parecía normal pero era sobreelevado. Su nueva versión está completamente actualizada y bien equipada. Tiene varias ayudas para la conducción, entre ellas, el asistente de pendientes. Al inicio fue creado para competir con el Volskwagen Golf pero la Nisan se dio cuenta de sus potenciales como un vehículo alto y pinta de aventura. Ahora viene con faros LED y parrilla V-Motion.

Suzuki SX4 S-Cross

Se le considera un SUV pequeño pero en realidad es un crossover. Podemos ver que es muy parecido al Qashqai. No es tan guapo, pero todo su funcionamiento hace que más allá de ser un auto de súper diseño, también sea barato. Es un poco más grande que el SX4 y viene en versión para gasolina o diésel, con tracción en dos o cuatro ruedas.

Ford Ecosport

Antes un crossover, ahora un SUV mediano. Mide 4 metros y su estética deportiva y campestre lo caracteriza. Lleva la llanta de emergencia en el exterior de la puerta trasera y se destaca por sus características llamativas, como sus llantas rim 16, alta conectividad, volante de cuero y no requiere de llave para el arranque. También tiene climatizador automático y una cajuela amplia, pese a tener apenas 4 metros de largo.

Mitsubishi Eclipse Cross

Podría ser una de las alternativas más dinámicas entre los crossovers. Su diseño es moderno, tipo deportivo. Muy lindo. Aparte de bien equipado, tiene la opción de tracción total, además de caja automática. Eso sí, su cajuela es pequeña.

 

 

 

Dacia Duster

En varios países es un carro de alta demanda por su bajo costo. Renault lo fabrica con ese objetivo, sin dejar que pierda atractivo por sus acabados. Tiene buen equipamiento y viene en opciones para motor a diésel o a gasolina. Este modelo se diferencia de la primera versión Duster en detalles como los faros delanteros con luces LED para el día, protecciones, llantas más grandes (rim 17), pilotos traseros.

Great Wall Haval M4

Este es el auto más buscado en el Ecuador. Muy cotizado y se debe a su diseño práctico y atractivo para su costo: es muy barato. Distribuido por Ambacar, tiene un motor de 1500 cc, y gran desempeño por sus cuatro cilindros en línea de 16 válvulas. Algunas características adicionales son las barras antivuelcos en las puertas, un buen sistema de sonido con 6 altavoces y estética deportiva con asientos y volante de cuero. Dos de los detalles que destacan son el control de tracción y velocidad crucero, un valor agregado que permite sostener la velocidad en carretera y un complemento a su estabilidad.

Mazda CX-3

Posee un diseño dinámico y atractivo, muy parecido al del CX-5 solo que más pequeño. Este SUV no es muy grande pero tiene varias características que lo hacen deseable. Por ejemplo, tiene tecnología Skyactiv, lo que ayuda a que sea ligero, eficiente y que los costos de mantenimiento no sean altos. Este es un auto bueno para la ciudad y también para las carreteras. Sí, tiene una cajuela chiquita pero no ha impedido que sea uno de los favoritos. Tiene la opción de tener tracción total.

Categories:
  Tecnología, Vida
este post fue compartido 0 veces
 2300

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada