El escenario está frente a ti, los ojos de muchas personas se posan ante tu presencia y una luz brillante se refleja en tu rostro. Todos se encuentran listos para escucharte, para saber lo que les tienes que contar. Pero, de repente, te sudan las manos, tu visión se empieza a opacar, tu mente empieza a dar vueltas y vueltas, y, la voz se te em… pie… za… a cor… tar. 

¿Qué te pasó, crack? ¿Te da miedo hablar frente al público? Por eso: ¡Cha, cha, cha, cháaan! 

A continuación te dejamos 5 tips para superar el pánico escénico.

  • Evita el mar de la improvisación porque te puedes ahogar. 

Mejor ensaya tu discurso las veces que sean necesarias, porque así evitarás los ¨eeee¨ o sobrepensar las ideas. Si estás en tu casa, pídele a un familiar que te escuche. También puedes grabarte para saber en qué partes de tu discurso necesitas afinar ciertas palabras o expresiones.

  • Habla con la misma pasión que Romeo besó a Julieta. 

Cuando expongas apodérate del tema, siente cada palabra y controla tus gestos. De esta manera, tu público verá toda esa energía positiva y empoderadora que atraerá su interés. Así, el final no será trágico y te llevarás muchos aplausos… ¡Igual que Shakespeare!

  • Si te gusta Superman o Supergirl, adopta su pose. 

Párate frente a un espejo de forma erguida, lleva tus manos hacia la cadera y sube el mentón. Adoptando la pose de Superhéroe por dos minutos más una respiración profunda y pausada, aumentarás tu confianza antes de enfrentarte a tu público.

  • Separa tu charla por secciones y crea imágenes mentales en cada una. 

Separando tu discurso vas a calcular de mejor manera el tiempo para ir registrando el progreso de tu discurso. De ser posible asigna una figura y un color a cada acción para que puedas recordarlas fácilmente; así evitarás confusiones que puedan terminar en vergüenzas.

  • ¡Vamos despacio! 

No le metas mucho el acelerador a tu charla. Muchas veces hablamos muy rápido a causa de los nervios, y eso provoca que tanto tú como tus interlocutores, se confundan y pierdan el hilo de la conversación. Por eso, mejor embraga y frena un poco cuando hables.

¡Ahora sí, crack! 

Ya eres todo un máster en el arte de hablar en público. Pon en práctica estos tips y súbete a ese escenario o podio para exponer el tema que más te guste. Ten por seguro que tu tema solo lo sabes tú y todo ese conocimiento está guardado en tu inteligencia. 

¡Suerte y lánzate al estrellato con tus charlas!

 

Category:
  Vida
este post fue compartido 0 veces
 200

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada