Mira cómo se hace una canción
con “Ojeras” de Alkaloides

.

Bienvenidas las ganas, la suerte, la inspiración detrás de hacer una canción. Partamos de una realidad crecida a la sombra: de cualquier canción, sabemos apenas la puntita del iceberg. Sabemos su sonido, quién la canta, la letra y a lo mucho qué inspiró el tema y si alguien conocido participó en el proceso o actúa en el videoclip. 

Pero para sacar un tema, y por consiguiente un disco, hay más. Mucho más. Hay ideas que se van y otras que quedan, bocetos, versiones. Les mostraré algunos de estos pasos con una canción que está a punto de salir, “Ojeras”, de los Alkaloides para que visualicemos juntos desde el ejemplo, todo el mundo emocionante que se despliega de la disparatada idea de escribir una historia y volverla canción. 

Alkaloides es una banda quiteña de post-punk, new wave, que desde 2014 no había sacado un disco. Sus fans los quisieron siempre, pese a que se ausentaron de los escenarios por un tiempo. Pero en poco tiempo regresaron a tocar sus canciones descomplicadas, pegajosas y llenas de letras de cotidianidad, ficción y pasajes de la vida en la ciudad. En el año veintediecinueve se vieron a sí mismos como una banda que tenía aún mucho para dar. Conocidos en la escena alternativa indie del país, no querían desaprovechar el material que dejaron cocinar por años a fuego lento y que los habría convertido en protagonistas de su propia música. Esta vez, un nuevo álbum los tentó y salieron de los planes personales, de la vida de adultos serios wannabe con un trabajo formal y aguinaldo en fin de año; y se dejaron llevar. La banda se reestructuró (hay nuevos integrantes, sí) y el primer sencillo de esa reconsumación se llamó “Olón” y salió en septiembre.

DP, Charlie, Mateo Casti y Nico / Foto: María Emilia Pérez

Charlie Espinosa, vocalista y guitarrista de Alkaloides siguió escribiendo. Inspirado en sus conocimientos de psicología, pensando en momentos que no serán en el presente, pero quién sabe si podrían encajar en el futuro cercano. En ese modo nace “Ojeras”, un germen de canción sin tallo ni raíz, pero con sabor a hit. “Empecé a escribir un día sobre una relación de dos personas que no se pueden tocar, que están en diferentes dimensiones”. Con la letra en mano, se reunió con la banda y armaron un demo, la primera maqueta de la canción. 

Desde hace un tiempo, desde que nació el plan de hacer el nuevo disco, retomaron las conversaciones con Daniel Pasquel, el ‘Pichu’, el productor que trabaja con los Alkaloides desde los estudios de La Increíble Sociedad, en Quito. Como productor, su rol es pulir la canción, sacarle sus jugos, encontrarle los puntos álgidos, descamar aquello que sobra y redescubrir el mapa sonoro de la banda a través de cada canción. “Ojeras” no fue excepción. “Sobraban versos, sobraban coros. Tuvimos que recrear ciertas cosas que no iban por ese lado”, cuenta el Pichu. 

Su análisis da inicio a la etapa de pre-producción, alrededor de uno o dos meses antes de tener lista la canción. Ahí asoma la idea original, se define cuándo se quiere lanzar, van encontrando cómo pueden ir los instrumentos, cuáles van, cuáles se cambian, cuáles se van. En el caso de “Ojeras”, el Pichu decide reemplazar algunas guitarras por teclados, darle energía menos punk y sugiere que la canción flote más por las aguas del surf rock. Hasta llegar a una idea, más o menos concreta, esta etapa de pre-producción tomó entre tres y cuatro semanas. Y la grabación fue el siguiente paso. De una.

El Nico Meneses, baterista de la banda, no vive aquí, así que apenas tuvieron la idea general se metieron al estudio y a partir de esa grabación fueron haciendo modificaciones en el paisaje melódico de la canción, un trabajo que duró, pongámosle, una semana. Con ese material el Pichu, es decir, el productor, empieza a trabajar, a diseñar el plano estético y definitivo del tema en cuestión. “El gran cambio es una banda menos basada en guitarras. Como banda, antes era un duelo de guitarras y ahora su sonido es más etéreo”, dice. Mientras producía, se encontró con una banda flexible que le permitió probar cosas. Habrá otros músicos que prefieren quedarse con una idea y no cambiar mucho, pero de cualquier manera, “la intención que tienes va cambiando en el camino”. El resultado se puede resumir un poco en el siguiente video en el que el Pichu nos muestra las pistas de “Ojeras”: 

Y mientras tanto, no se pueden quedar quietos. Si ya empezaron, no pueden parar. Por ciertos cambios, a algunos les tocó volver al estudio para grabar cosas nuevas y siguieron preparando la estrategia de largo plazo: ¿Cuándo sacarían el tema? ¿Con quiénes van a trabajar? Empiezan a hablar con el diseñador para definir una portada del sencillo, que debería guardar relación con la portada del disco y con la del sencillo anterior, “Olón”. 

Portada para “Ojeras” desenfocada 😉

Con el Pichu trabajan bajo Recoop, el nombre del sello disquero independiente desde el cual entran a las plataformas de streaming, desde el que distribuirán ese sencillo y los que están por venir. El trabajo con un sello o label, acolita full a que la canción llegue a donde tiene que llegar: el sello la coloca en los agregadores, la distribuye, se encarga de que esté lista para su comercialización y es respaldo además de un buen trabajo sonoro y de producción. 

El mánager también juega en esta parte un papel importante. En el caso de ellos, empiezan por esas fechas a trabajar con Álvaro Almeida, un chico con experiencia en la gestión de proyectos musicales. Con él planean la fecha de salida del single: entre inicios y mediados de enero de 2020, pero también empiezan a pensar en los mercados a los que quieren postularse y el material que necesitan tener ya listo. Álvaro les propone entonces, grabar antes una sesión de “Olón” y “Ojeras” para sacar en diciembre y mandar a una convocatoria en México. Y entonces, la graban la primera semana de diciembre, en una versión en vivo de la que que les muestro un fragmento, aquí: 

Mientras tanto, ya el tema original se fue a masterizar y volvió. El mánager y el sello tendrán que conversar para coincidir en la fecha de lanzamiento, no sólo para trazar una estrategia, sino para que puedan enviarlo con tiempo a las plataformas de streaming como Spotify, Deezer, Apple Music, etc.: toma alrededor de un mes entre el envío y que esté disponible para el público. 

Ahora, ¡a esperar, queridas y queridos escuchas! 

.

.

Category:
  Música
este post fue compartido 0 veces
 000

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada