Conoce la nueva música que se hace
desde el kichwa

.

La música no tiene barreras de idioma y el kichwa hoy se redescubre en su mezcla con sonidos frescos. Una forma de mostrar que puede sobrevivir al tiempo y que, como cualquier otro elemento de la cultura, se transforma y fluye. Desde la música han nacido ideas que muestran que la identidad de los pueblos indígenas se vive con libertad y hay bandas y proyectos ecuatorianos que están saliendo para gritarlo. 

Sabemo que el kichwa es una a cultura milenaria, pero eso no significa que haya dejado de existir. Su gente sigue ahí, viviendo sus tradiciones al igual que lo hacemos los mestizos. “Lo que implica ser indígena ante la historia es algo que no es atractivo para todos, tampoco es fácil”. Dice Taki Amaru, rapera y mujer kichwa por convicción y entrega.

La Mafia Andina entendió eso desde la música. Junta la fuerza del kichwa – como cultura, como identidad y como forma de vida-, con el rap. La Taki Amaru, líder de esta banda hace que rimas y movimientos propios del hip hop surquen su follaje con la lengua, la vestimenta y otros elementos de la cultura indígena. Y de eso sale una música que hace mover cuerpos y revuelve el corazón con lo que transmite. En español y en kichwa.

Sí, lo leyeron bien. A la Taki, ahora junto con Dj Mic, les llamó hacer música cantada en el idioma kichwa y con un mensaje que hable del poder que tienen los runas (las personas) para defender lo suyo y vivir en armonía con su entorno. “La Mafia Andina nace como un reflejo de mi construcción personal”, cuenta. Ella, mestiza de nacimiento, se metió de lleno en la cultura de Imbabura y decidió ser kichwa. Se empapó de su cosmovisión, entendió y se adaptó a las costumbres de la comunidad y sobre todo, aprendió el idioma y empezó a hablarlo. “Porque cuando hablas el idioma ya es otra cosa. Ya percibes cómo se piensa, y ya desde adentro puedes denunciar lo que no te parece”. 

La música de la Mafia Andina se bate entre la gente mestiza que hace rap, pero también suena en las comunidades de Cotacachi, donde vive la Taki, en Ibarra, en Otavalo. “Esta es la generación que puede explayarse. Ahorita recién nos estamos reconociendo. La próxima generación sí tiene que hacerlo de verdad”.

Taki Amaru | Foto: Ga Robles

En un proceso similar de reconocerse también se encontró Esteban Farinango, que toca bajo el nombre artístico Mala Fama. Él es la cuarta generación de una familia de orígenes indígenas que emigró a Ibarra, desde Quinchuquí, un pueblito cerca de Peguche. 

Mala Fama | Foto: Guarionex Rodriguez Jr.

Pero tampoco eligió seguir tal cual la música de sus ancestros. Algunos primos suyos tocan en grupos de música tradicional andina, de folklore latinoamericano y de pasillos. Él en cambio, aunque sabía que en algún punto quería utilizar esa música, se fue más por el metal. 

Ahora toma la música tradicional para experimentar con ella, mezclándola con música electrónica y otros sonidos. “Incorporo elementos de mi cultura a las cosas que yo hago”. Y no necesariamente música. Recoge sonidos de la vida cotidiana de su comunidad: los trenes, el sonido de la cascada, de las montañas, eso que en música llaman “paisajes sonoros”. “Me gusta también utilizar ruidos que escucho de un matrimonio, la casa, los hijos”.

Su propuesta ha viajado en el tiempo y el espacio y ahora es parte del sello APOCALIPSIS, de Estados Unidos. Su música tiene momentos de claridad y de oscuridad, invita a bailar tanto como a contemplar desde la escucha; contrastes que nos recuerdan a la dualidad propia de la cosmovisión indígena.

“Tenemos que ser tan tiernos como fuertes. Hay roles: lo que hacen los hombres, lo que hacen las mujeres, lo que hacen los niños, lo que hacen las jóvenes y las mamas mayores. Y funciona”, dice la Taki. Para ella, todo está en entender esa dualidad, y sentirse una runa le ha dado las respuestas que necesitaba. Mucho más cuando pudo juntarlas con el rap.

Ella le canta a la vida. “Yo creo que cuando uno conecta con la vida, con el flujo de la naturaleza, de la montaña, del río, las nubes… cuando estás en ese palpitar y vos eres parte de eso, todas las corrientes: feminismo, machismo, egoísmo: chao. Solo es entenderse parte de un todo. Es estar vivo. Eso hace la Mafia Andina”. 


.

Category:
  Música
este post fue compartido 0 veces
 100

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada