Qué hacer y qué no con tus contraseñas

 

¿Te ha pasado que cambias tu contraseña por sugerencia de tu banco y al minuto ya la olvidaste? ¿O que utilizas la misma contraseña para más de una cuenta? ¿Quizás anotaste tu contraseña en un papelito que llevas contigo en la billetera? Tal vez no estás protegiendo tu cuenta de una manera efectiva pero, no te preocupes, todos hemos caído en la inmediatez versus la seguridad. Por eso te traemos una lista con tips rápidos y efectivos para armar una contraseña más segura que la del diario de tu hermanita.

Empecemos con lo que NO debes hacer cuando se trata de proteger tu cuenta con una contraseña. Algunos tips llegan de la mano de la compañía Panda Security y otros llegan desde nuestras propias experiencias.

1. NO hagas contraseñas cortas y predecibles:

Dile adiós para siempre al 123456. Puede ser fácil de recordar y fácil de compartir con tus amigues cuando vayan a visitarte en tu casa y quieran la clave del WiFi, pero no es la mejor opción para proteger datos como los de tu banco o tu correo.

2. NO guardes tus contraseñas en un papelito en un tu billetera junto con tus tarjetas:

¿Qué pasa si -tocamos madera- pierdes tu billetera y tienes ahí toda tu cybervida: tus tarjetas y contraseñas? Un escenario terrible, ¿verdad? Mejor guárdalas en Apps o llaveros de contraseñas como los de Google o los de tu smartphone, e incluso protege esas Apps con códigos a los que solo tú puedas tener acceso.

3. NO hagas contraseñas fáciles de adivinar:

Si todos saben que amas a tu perrito que se llama Tobías, mejor que ese nombre no esté -por lo menos de manera explícita- en tus contraseñas. Una mala idea que uses “Tobias2022”, pero podrías utilizar el nombre de tu perro de una manera encriptada para crear una contraseña segura, más abajito te contamos cómo.

4. NO mantengas una contraseña durante muchos años:

Lo preferible es cambiar de contraseña por lo menos 3 veces al año, si se trata de tu correo electrónico, y cada 2 meses si es tu clave del cajero o banca web. Además, si sospechas que tu info podría estar en peligro, cambia todas tus contraseñas inmediatamente. Siempre mantente al tanto de alertas que podrían llegar a tu correo y verifica que los mails que te manda tu banco sean seguros.

NO uses la misma contraseña en varios sitios o redes:
Lo que sí puedes hacer es ​​​​usar una contraseña base y agregar las siglas de la red social o plataforma en la que la utilizarás. Por ejemplo, si tu contraseña base es C4rL4V32022, para entrar a be, por ejemplo, podrías utilizarla así: B3C4rL4V32022 (esta es una referencia, hazla más segura aún utilizando nuestros tips).

Bonus: No compartas tu contraseña con todos, como si se tratara de snacks en una fiesta. Tus contraseñas deben ser tuyas exclusivamente. Pero, por si algún motivo la compartiste con alguien, cámbiala inmediatamente.

Ahora vamos con lo que SÍ debes hacer. Crear contraseñas seguras no tiene porqué ser difícil y aquí te damos algunos tips para la misión:

1. SÍ usa números y letras aleatorias:

Vamos con el ejemplo de tu perrito Tobías. Si quieres usarlo en tu contraseña hazlo, pero de manera encriptada. Por ejemplo, inserta el año en el que lo adoptaste al revés, algo así: T2oB0i1a6s, fácil de recordar, difícil de adivinar.

2. SÍ utiliza la técnica del teclado:

Primero piensa en un número que puedas recordar con facilidad. Por ejemplo, el de la casa en la que creciste, digamos que fue 1836. Ahora, mira tu teclado y añade, después del número, la letra que va bajo a él, algo así: 1q8i3e6y, puedes complicarlo aún más añadiendo símbolos y mayúsculas, pero ahí tienes una base: fácil de recordar para ti, difícil de hackear.

3. SÍ abrevia una frase o una canción que te sea fácil de recordar:

Si amas una canción, por ejemplo, Hasta La Raíz de Natalia Lafourcade, usa la primera letra de un verso de esta como contraseña. Por ejemplo: YTLDHLR (yo te llevo dentro, hasta la raíz), a esto añádele símbolos o números para que sea aún más segura.

4. SÍ usa números como vocales:

Esta es una gran manera de crear contraseñas seguras pero que no olvidarás en 5 minutos. Puedes sustituir la A por un 4, o la E por un 3, y así tener una contraseña poderosa. Volviendo al ejemplo de Tobías, podría ser: T0bi4s, añadiendo símbolos o años.

5. SÍ combina dos palabras:

Te demorarás en tipearla cada vez, pero será segura y efectiva. Combina dos palabras que ames. Digamos: pizza y vino. Combínalas en algo como esto: Pviiznzoa, a esta base de contraseña le puedes añadir números y símbolos y, voilá, la contraseña que hará trabajar a ambos hemisferios de tu cerebro pero que no podrán hackear.

Bonus: consulta con tus agentes de banco qué puedes hacer para proteger aún más tus datos, y recuerda que puedes llamar al 1700 23 23 23

o al 02 299 9323 para reportar pérdidas o solicitar bloqueos de tu tarjeta.

Y recuerda que, como dice la Fundación Gabo, “la seguridad depende de cada internauta, no des cyberpapaya”.

 

 

Categories:
  Tecnología, Vida
este post fue compartido 0 veces
 400

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada