Sigue estos pasos si quieres
ponerte metas en el 2019…
y cumplirlas

El año nuevo es para muchos una excelente motivación para volver a empezar, para intentar cosas distintas o simplemente para continuar las que sabemos que estamos haciendo bien sin perder el ritmo. Por eso, te damos estas pistas para que escribas tus metas, caches por dónde pueden ir y por último, tips para que las cumplas.

Por dónde empezar

Repite conmigo: lo importante es partir con metas específicas, medibles, alcanzables, relevantes, visibles en el tiempo. Lo que en inglés le llaman SMART (specific, measurable, achievable, relevant, time-bound, taaaan gringo, pero taaaan útil aprenderlo así).

Entonces, si les ves muy generalonas, tipo “ser feliz”, cámbiales por algo más tangible, más pequeño. Fíjate en que si quieres ser feliz, tienes que cachar cómo. Entonces, si patinar es algo que te hace feliz, meterte en un grupo de patinaje y entrenar un día a la semana podría ser una meta más concreta, medible en el tiempo, lograble.

En esta parte también te invito a que analices algunos aspectos de tu vida. Así tus metas se acoplarán a ti y a lo que vives, no al estilo de vida de otros. Analiza si quieres lograr algo en lo laboral, en tus finanzas, en tus relaciones amorosas, con tus amigos, en logros personales que tengan que ver con educación/capacitación, viajes, deportes, pasiones, y cosas así.

Ya. Ya te dije dos cosas con lo que podrías empezar. Ahora, escríbelas. Es importante escribir porque si no se pierden, se te olvidan, se te van, nomás. Dejarlas por escrito no significa que no puedan cambiar, pero tener una base para trabajar es ya un montón.

Para cumplirlas

Compártelas con alguien más. A mí me resulta muy estimulante contárselas a mis amigas cercanas y cruzar ideas de lo lograble o de cómo podemos juntar algunas metas (como leer el mismo libro en paralelo o planear un viaje juntas a un lugar que deseamos).

● Considera los tiempos y los presupuestos. Así te aseguras de que cumplirlas no tenga muchos obstáculos. Puedes desmenuzar cada meta y ver qué necesitas para llegar a ella. Incluye la fecha en la que quisieras ya haberla cumplido (importantísimo). Por ejemplo, si quieres terminar el año con un nivel medio de alemán, debes consultar formas de estudio y sus costos. Si escoges ir a un instituto, puedes revisar cuántos niveles necesitarías, cuánto te costaría y en cuánto tiempo podrías completarlos.

● Te sugiero que en cada meta pongas CINCO cosas que necesitas para conseguir tu meta. Pueden ser más pero, por lo menos, que sean cinco. Con algunas te va a tocar investigar y ver formas de planificar para cumplir.

● Revisa tu lista de metas con frecuencia. ¿Te acuerdas que te sugerí escribirlas en una lista? Ya. Tenla en un lugar a tu alcance, como para no perder el norte de lo que buscas. Mi novio las tiene apuntadas en su libreta principal y le ha servido muchísimo porque las revisa y va buscando formas nuevas de cumplirlas.  

● No te martirices por cumplirlas. Dale suave. Esto tiene que ser algo chévere: cumplir tus sueños. El objetivo siempre es que te de alegría, que te llene. Así que de nada serviría si tu afán por alcanzar alguna te produce una lesión o te genera un cúmulo de estrés con el que no puedas lidiar más adelante.

● No dudes de ti. Cuando eso suceda, busca la manera de motivarte. Las dudas y los pesimismos son alejadores de sueños, te lo juro. Haz de cuenta que si lo escribiste y te lo planteaste es porque lo creíste posible. Por ejemplo, si tu plan es ir al un festival en Colombia en marzo, trata de mantenerte en ese pensamiento y visualízalo: pide vacaciones de una vez, averigua cómo comprar la entrada, empieza a ahorrar y a hacer todo porque eso suceda desde ahora. Si lo quieres, lo puedes hacer. No hay vuelta atrás.

● Se vale modificar tus metas. Va a pasar. Si la vida fuera toda cuadradita y supiéramos todos los factores con los que contamos, sería fácil conseguir cosas, pero también se volvería re aburrido. No les sugiero que vayan y cambien todo cuando no les salga y olviden la persistencia. ¡Para nada! Pero sí que en caso de que vean cambios, sientan la libertad de adaptar sus metas para que tengan sentido en sus vidas. No hay nada más feo que un humano incapaz de adaptarse.

▵▵

Así que con este preámbulo ayudador te deseo suerte y, ¡al agua pato! Escríbelas, ordénalas y prepárate para cumplirlas. Me emociona un montón este reto. ¿A ti no?

Category:
  
este post fue compartido 0 veces
 400

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada