Éxito, metas cumplidas, menciones honoríficas y ¿aún no te la crees porque piensas que todo lo que has logrado, es por pura suerte del destino o los astros confabularon a tu favor? Descuida, ese sentimiento puede ser a causa del Síndrome del Impostor. 

El Síndrome del Impostor es una condición que te da la sensación de ser un fraude en lo que haces, y se caracteriza por llenar tu mente de un montón de inseguridades y auto sabotaje. Un fun “fact” es que este síndrome se presenta usualmente en mujeres quienes no creen en sus logros ni en la ardua labor que hicieron por alcanzarlos. Además, temen ser descubiertas como un ¨fraude¨ ante sus compañeros.

Se han distinguido 4 tipos de ¨Impostores¨

  • Los Einsteins de cuna: 

Son aquellas personas que desde su niñez estuvieron acostumbradas a lograr solo 10/10, y obtener un 9 era literalmente lo peor de la vida. Para estos genios de nacimiento, un primer intento fallido significa que no tienen las habilidades necesarias para cumplir una tarea, y pueden llegar al punto de abandonar el camino que se trazaron alegando de que esa meta no es para ellos.

  • Perfeccionistas: 

Son aquellos que no aceptan un error y todo debe ser tal cual lo planearon. Un error y ponen en duda todo el trabajo que han hecho, aun cuando este sea 99% excelente. Muchos de los retos que se plantean son fuera de órbita y no pueden dar ni un paso en falso. El problema con este personaje es que también se tardan mucho tiempo para realizar actividades por miedo a fracasar. 

  • Los masters: 

Subir y bajar la cabeza es su profesión ya que son expertos en fingir que lo saben todo. Son personas que no se lanzan hacia nuevos caminos, sin antes tener un certificado de que pueden recorrerlos, por supuesto, con satisfacción. Temen alzar la mano y hacer preguntas, ya que de esta manera serán vistos como ignorantes.  

  • Las superpersonas: 

Aquellos que se creen padre, madre y todo a la vez. Trabajan incansablemente para demostrar que pueden ser exitosos en todos los aspectos de su vida. Entregan el 200% a todas las actividades para evitar el fracaso. 

Finalmente, no todo es malo. Tener el Síndrome del Impostor nos hace más humildes con nuestro conocimiento y persistentes a perfeccionar esas habilidades que nos hacen tan únicos. Analiza si te sientes identificado con las 4 personalidades que te explicamos y trabaja en ellas. Recuerda que todo lo has logrado con tu inteligencia y actitud, porque en este mundo, nadie te regala nada si no te lo mereces.

Category:
  Vida
este post fue compartido 0 veces
 200

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada