El ritmo del mundo es tan rápido, que parece que estamos en un carrito de montaña rusa del que no nos queremos bajar. Esta situación se complica más cuando las barreras entre lo físico y lo digital se van desvaneciendo. Así, la tecnología cada día toma un rol fundamental en nuestras actividades y depende de nosotros el uso que le demos para transformarla a nuestro favor.

Entre los beneficios de esta herramienta podemos encontrar:

  • La posibilidad de establecer e incrementar vínculos afectivos.
  • Aprender muchas cosas nuevas.
  • Vivir experiencias y actividades en vivo.
  • Viajar a cualquier lugar del mundo en segundos.

 

Y ahí no acaba, existen miles de beneficios más dependiendo de cómo la uses; el truco es aprender a equilibrar su protagonismo en nuestras vidas.

 

Por otro lado, el aumento de las redes sociales con sus múltiples funciones también ha provocado daños psicológicos y neurológicos, como: depresión, adicción, afectación en el sueño, estrés o FOMO “Fear of Missing OUT” (Miedo a perderse de algo).

 

 

Según un estudio de la OMS, afirma que 1 de cada 4 personas tienen cambios de conducta que están asociados al uso de la tecnología.

 

¡Pero calmaos! Todo esto tiene solución y se llama bienestar digital. Esta nueva normalidad trata de entablar una relación sana con la tecnología para que esta nos beneficie y evite distraernos.

 

 

Así que démosle manita arriba a un compromiso saludable en donde disfrutemos de todos los avances informáticos.

Categories:
  Tecnología, Vida
este post fue compartido 0 veces
 200

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada