Viaje en el tiempo hacia Guayaquil antiguo

 

La naturaleza comerciante de Guayaquil hace que sus habitantes miren siempre hacia el siguiente horizonte. Pero hoy queremos andar despacio, en busca de vestigios del pasado que nos cuenten un poco la historia de la Perla del Pacífico

A diferencia de ciudades como Cuenca o Quito, “Guayaquil carece de un centro histórico”, explica David Hidalgo, arquitecto especializado en Patrimonio, con quien conversamos sobre el tema. Para conocer cómo lucía la ciudad antes, hay que estar ‘a la caza’; por ello hicimos un recorrido por el Guayaquil antiguo. ¡Vamos! 

 

Barrio Las Peñas

Para Hidalgo, el barrio Las Peñas es “un buen punto de partida”, para desde aquí conocer cómo nace la ciudad en medio de ríos, esteros, cerros e islas. En 1540, este lugar dio a luz a Guayaquil. 

Nos atrae de este barrio sus recovecos llenos de color. La calle Numa Pompilio Llona, está poblada de madera y colores pasteles, que evocan la bonanza del boom cacaotero. Es una especie de museo abierto. 

En la Numa Pompilio Llona, las casitas madera pastel sobre esta calle empedrada son un escenario romántico.

Si seguimos por el camino empedrado, llegamos a las escalinatas de Las Peñas. Subir sus 444 escalones es una hazaña. Aquí visitamos el Callejón de Los Monjes, entre los escalones 37 y 38, lleno de bares tradicionales. A la altura del peldaño 178 está el callejón El Galeón, que se abre hacia un mirador del río Guayas y tiene salida a la Numa Pompilio Llona.  

 

Calle Panamá

La esquina de Panamá e Imbabura les transportará a la opulencia del Gran Cacao, casi cien años atrás. Aquí se ubican la remodelada Casa Guzmán Aspiazu y Garage Guayas, con un estilo ecléctico entre art nouveau y neoclásico. La vivienda pertenecía a un próspero hacendado y destaca por su fachada labrada con coquetas flores. El parqueadero fue uno de los primeros de la ciudad. 

La esquina de Panamá e Imbabura recoge tres edificaciones patrimoniales.

En frente, se encuentra otra vivienda patrimonial renovada donde funciona Casa Teatro Zona Escena, una escuela de artes escénicas y centro cultural. Aquí llaman la atención las chazas, como conocemos en la ciudad a las ventanas de madera con persianas, que permiten el paso a la brisa. 

¡Aprovecha para hacer unas paradas gastronómicas!

 

Boulevard 9 de Octubre

En esta arteria principal encontramos varios vestigios del Guayaquil antiguo, pero la esquina de 9 de Octubre y Escobedo tiene un encanto particular. Aquí se encuentran la Jefatura del Cuerpo de Bomberos y las antiguas oficinas de Diario El Universo. Ambos edificios fueron construidos con aportes comunitarios. El primero, por tratarse de una institución benefactora para la ciudad y el segundo, porque en su momento fungió como un templo masónico. 

En la esquina de 9 de Octubre y Escobedo está la Jefatura de Bomberos

Caminando hacia la ría, en la intersección con Pichincha, se encuentra el antiguo edificio del banco La Previsora, donde ahora funciona el centro cultural Mz 14. Cuenta la leyenda que aquí se celebró la reunión de los generales Bolívar y San Martín (1822), cuando ahí se asentaba una vivienda familiar.

En 9 de Octubre y Pichincha está Mz 14.

_______________________________________________________________

¿Te está gustando este recorrido? Revisa el mapa digital aquí.

_______________________________________________________________

 

Plaza de la Administración

Cerramos el circuito en esta amplia plaza que tiene tres edificios patrimoniales: el Palacio Municipal, la Universidad de las Artes y el edificio Martín Avilés

El Municipio está en un edificio de estilo renacentista moderno, pintado de gris y blanco. Destacan sus imponentes pilares, las esculturas por doquier y las chispas de color que le agregan sus jardineras. En medio de la edificación está el Pasaje Eduardo Arosemena Merino, con una cubierta de hierro y vidrio. 

El Palacio Municipal desde la avenida Malecón

La Universidad de las Artes, antes el Palacio de la Gobernación, tiene un diseño neoclásico. Su corredor en forma de cruz, bajo una cubierta de hierro y vidrio permite el andar fluido y encendido de nuevas generaciones de artistas y gestores culturales. 

El imponente edificio Martín Avilés en la Plaza de la Administración.

Del edificio Martín Avilés impactan su simetría, las decenas de ventanas tipo chazas y una claraboya con vitrales de flores, que le dan una coquetería de antaño. El lugar es más conocido como edificio Crillón, por el antiguo nombre del hotel que funcionaba ahí. Actualmente ahí encontramos oficinas municipales. 

La plaza de la Administración está entre las calles Aguirre, Malecón, 10 de Agosto y Pedro Carbo.

Dimos un salto en el tiempo y llegamos al Guayaquil de ahora, una ciudad desde siempre agitada y con ímpetu de lucha. En este recorrido histórico recordamos de dónde venimos y hacemos de ello una vivencia actual. Así, Hidalgo resalta la importancia de la preservación del patrimonio para abrir nuestra economía hacia el turismo y la cultura. Para que todos conozcamos a  “Guayaquil, la bella; Guayaquil, la estrella”, como recita el músico local Héctor Napolitano en una de sus canciones. 

Categories:
  Viajes, Vida
este post fue compartido 0 veces
 000

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada